Compartiendo mi vida con el pueblo quechua de los Andes


Mi función principal es la de párroco de Combapata, un pueblo a unas horas de Cuzco en Perú, que incluye muchas comunidades agrícolas periféricas, y también tengo la responsabilidad administrativa temporal de dos parroquias vecinas sin sacerdote residente.

Hay más de 50 comunidades de diferentes tamaños bajo mi cuidado pastoral. Todas estas comunidades tienen su propio orden interno, por lo que alguien está a cargo y ninguna comunidad se siente paralizada debido a la ausencia del párroco. No puedo responder a todas las peticiones de misas u otros servicios religiosos, pero todos entienden esto y, en cada comunidad, hay personas preparadas (a veces bastante bien, pero no siempre) para llevar una variedad de servicios religiosos.

Líderes de la comunidad necesitan cursos de preparación para su desarrollo personal y de fe. Con la ayuda de benefactores en Australia, Nueva Zelanda y los EE.UU. hemos desarrollado instalaciones en el centro parroquial para atender a un máximo de 80 hombres y mujeres que vienen de lejos por unos días de seminario sobre la Biblia u otros temas de interés común. En noviembre de 2010, el centro se completó con una brillante y cálida capilla, en la que podemos acomodar 80 personas. Tener una casa de retiros sin una capilla ha sido como tener un coche sin motor. Este centro parroquial nos proporciona los medios para ayudar a nuestros líderes de la comunidad a crecer en la fe, la capacidad y la confianza para dirigir y animar a sus comunidades.

Regularmente visito las comunidades bajo mi cuidado pastoral para reuniones y celebraciones. Las reuniones semanales se llevan a cabo en cada comunidad dirigida por sus propios líderes o misioneros de las comunidades cercanas. Además, yo tengo ahora 72 años de edad por lo que estoy un poco más lento, aunque sea involuntariamente. Este factor ha ayudado a la gente a vivir aquí el papel misionero que todos nosotros recibimos en el bautismo.

En cuanto a servicio a la sociedad en esta parte de nuestro mundo, hay cuatro áreas principales en las que soy responsable o coopero con otras instituciones: la parroquia puesto de primeros auxilios, la colaboración con los líderes cívicos, un jardín ecológico para ayudar a poner verduras en a la dieta típica de la zona y la hospitalidad en el centro parroquial.

El proyecto del jardín ecológico es una extensión del trabajo realizado por un ingeniero local en la vecina ciudad de Checacupe. Arroz, pasta y otros alimentos no tradicionales se han convertido en una parte importante de la dieta de las familias en nuestra área. El cambio ha dado lugar a un deterioro de los hábitos alimenticios de muchas personas que tienden a comer algunas verduras y poca fruta. El proyecto del jardín con su programa de educación que acompaña espera poner de nuevo las verduras en la dieta de todos, incluyendo a los más pobres.

Por último, quiero que este centro parroquial sea como un oasis en el desierto, tal vez reflejando las características de algunos de los monasterios de la Europa medieval. La parroquia no es un monasterio, pero en cierto sentido me siento como un monje: tengo un hábito de estudio regular; tenemos una capilla en nuestro centro parroquial; pronto tendremos un jardín ecológico en marcha y funcionando. Quiero que individuos, grupos parroquiales y las comunidades se sientan libres para venir aquí a descansar, para encontrar la paz en sus corazones, para tener una oportunidad para una conversación tranquila con Nuestro Señor, para estudiar y reflexionar juntos sobre la Biblia, y para compartir la alegría de estar llamados a ser discípulos misioneros de Jesucristo. Quiero que cualquier persona se sienta bienvenida a nuestro centro parroquial.

Un número de cosas me mantienen aquí. Me deleito en la belleza natural del lugar. Siempre he disfrutado de caminatas. Veo gran parte de la belleza que es Dios reflejada en todo lo que veo, oigo y siento en las colinas, los valles, los ríos, los campos y los bosques donde se encuentra nuestra parroquia. Como misionero dedicado a cruzar las fronteras culturales, me siento privilegiado de estar compartiendo mi vida con el pueblo quechua de la sierra andina. Siento que nos enriquecemos mutuamente. Tal vez, lo más importante es que estoy constantemente conmovido por la fuerza resistente y recta con que enfrentan la dureza y la carencia de comodidades en sus vidas, pero no se oye quejas. A menudo veo que sufren la injusticia a manos de sus compatriotas o de los forasteros, pero encuentran maneras de trabajar juntos para resolver sus problemas. Por encima de todo, son un pueblo alegre cuyas vidas están imbuidas de celebración y de fe.

Imagen No Disponible

por Padre Donald Hornsey SSC

El Padre Donald Hornsey vive y trabaja en Perú.

Boletin
Suscripción a Revista