¿Puedes Verme Sonreír?
Recursos

Hay un viejo proverbio chino que dice “un hombre sin una cara sonriente nunca debe abrir una tienda.” Este es un buen consejo. Si no puedes sonreír y ser amable, entonces probablemente no vale la pena abrir una tienda. Bastante lógico realmente. Es la regla de oro del servicio de atención al cliente después de todo. Todos podemos apreciar el valor de una sonrisa. 

Entonces, ¿por qué estoy escribiendo sobre sonreír? Bueno, probablemente esta es una de las cosas que estoy empezando a extrañar en este nuevo mundo del COVID en el cual estamos viviendo. Parece ser que la sonrisa común es otra de las víctimas en nuestra determinación de detener la transmisión del virus. Se ha convertido en un daño colateral, ya que el uso de la máscara se ha convertido en la norma socialmente aceptada. Nos comunicamos mucho a través de nuestras expresiones faciales, pero ahora esas expresiones están ocultas detrás de las máscaras que usamos. Como misioneros, uno de los primeros retos que encontramos al llegar a un nuevo país es aprender el idioma para hacernos entender, el cual puede ser un largo proceso. En las etapas iniciales, dependemos principalmente en la comunicación no verbal que trasciende todas las culturas: nuestras expresiones faciales, particularmente nuestras sonrisas. Nos conecta con las personas. 

Cuando llegué aquí a Hong Kong, aunque el inglés se habla mucho, hay muchos que no hablan inglés o prefieren no hacerlo, particularmente entre las personas sin hogar. Como una persona que sonríe mucho, descubrí que, aunque no podía conectarme con la gente local por medio del idioma, una sonrisa compartida hacía toda la diferencia. Cuando recibes una sonrisa, tiene un efecto positivo en ti, te hace sentir bien y te ilumina el día. Todos sabemos que cuando te reciben con un ceño fruncido causa reacciones negativas dentro de ti y te deja sintiéndote más irritable. Por eso es tan importante una simple sonrisa. 

Estamos teniendo que aprender a ver el mundo a través de una máscara, y parece que será un aspecto regular de nuestras vidas en el futuro previsible. Cuando declaramos por primera vez que llevaríamos mascarillas aquí, uno de mis colegas me preguntó en broma "¿puedes verme sonreír?". Y para ser honesto, no, no podía, aunque sabía que debajo de la máscara ella estaba sonriendo. Ahora tenemos que confiar en la expresión detrás de los ojos, ya que es la única parte de la cara que ahora vemos, a menos que ellos también estén ocultos detrás de las gafas de sol. Algunas personas tienen ojos expresivos, otros, no tanto. Cuando no puedes ver la cara de una persona, entonces a veces no vemos a la persona. Todos se vuelven iguales, indistinguibles unos de otros. Nos convertimos en zombis. Nos pasamos por la calle sin siquiera una mirada. ¿Por qué molestarse en sonreír si nadie puede ver tu sonrisa? Me he hecho esta pregunta en numerosas ocasiones cuando me doy cuenta de que a pesar de sonreír debajo de mi máscara nadie puede verla. Existe el riesgo de volvernos insensibles y robóticos en nuestras interacciones diarias cuando no vemos las caras de los demás. El mundo es un lugar más triste cuando no podemos sonreír, y Dios sabe que necesitamos algo para animarnos, ahora más que nunca.

Investigaciones confirman cuán vitales son las expresiones faciales en las interacciones humanas, más que la comunicación verbal. Un experimento llevado a cabo entre una madre y su bebé mostró lo alegre y feliz que era el bebé una vez que la madre hizo caras y sonrió. Cuando se le pidió a la madre que solo mirara al bebé sin expresión en su rostro, inmediatamente el bebé se sintió incómodo y comenzó a llorar y retorcerse. En el mundo de los negocios, a la hora de dar presentaciones, no es tanto lo que dices sino cómo lo dices, es decir, a través de las expresiones faciales no verbales que utiliza el presentador. Puede hacer o deshacer un acuerdo comercial.

Es irónico que, hacia finales del año pasado, aquí en Hong Kong, cuando la ciudad fue sacudida por las protestas, se presentaron leyes para evitar que la gente usara máscaras. Ahora, con la pandemia, lo contrario se ha convertido en la norma, y ahora todo el mundo está obligado a usar mascarillas.

Esperamos que, con el tiempo, este virus que llegó a la escena de forma tan inesperada acabe perdiendo su virulencia, nos permita deshacernos de las mascarillas y volver a ver a la gente sonreír. Como todos los demás, rezo para que los encierros y las restricciones terminen, para que la gente pueda volver a trabajar de nuevo y socializar como lo hacía antes, pero sobre todo rezo para que podamos ver a la gente sonreír una vez más.

Pero incluso debajo de la máscara, no nos volvamos como robots. Sigamos sonriendo, aunque nadie lo vea. ¡Sonríe, y el mundo sonríe contigo!

Revista