¿Sabes mi nombre?


Un pequeño encuentro en una estación de tren

Era otro hombre sin hogar que había encontrado un lugar para dormir junto a diez o quince otros en el paso subterráneo de la estación de tren de Fujisawa. Después de las diez de la noche, cuando la estación se encontraba tranquila, los que no tienen casa o dónde dormir, utilizan esteras y se establecen en la estación del tren para pasar la noche. Antes de que se queden dormidos, un pequeño grupo compuesto por miembros de varias iglesias cristianas, les proporcionó  té caliente, pasteles de arroz y mantas calientes. También nos quedábamos un tiempo charlando con cada uno de ellos.

Una noche, después de haber intercambiado saludos con uno de estos hombres, él me miró directamente a los ojos y me preguntó: "¿Sabes mi nombre?" Su pregunta me sorprendió. "No, no lo sé", le respondí tímidamente. Entonces, empecé a preguntarme a mí mismo: "Soy la única persona no japonesa en este grupo de voluntarios, ¿por qué me hace esta pregunta? ¿Por qué parece más preocupado por su nombre que por el té y las tortas calientes de arroz que le estoy ofreciendo? "Sin embargo, él se quedó allí mirándome directamente. Entonces, dijo suavemente, "Mi nombre es Honda. ¿Te acordarás de mi nombre? Por favor, no te olvides."

En ese mismo momento, fue como si una ventana se abrió en mi mente, y yo ya no veía a este hombre simplemente como otra persona sin hogar, sino como un ser humano único que deseaba ser reconocido y llamado por su nombre: El Sr. Honda. Vivir como un hombre sin hogar, que ya había perdido su trabajo, su casa y su familia, el perder incluso su nombre debe haberlo sentido como la pérdida de su propio ser. Él estaba en grave peligro de convertirse en un "don nadie". En ese momento me di cuenta de que, para el Sr. Honda, ¡el ser llamado por su nombre era mucho más importante que el té y las tortas calientes de arroz! Rápidamente le aseguré que me acordaría de su nombre, y después que le di las buenas noches, me prometí a mí mismo que desde entonces siempre lo saludaría como Señor Honda. Mi corazón estaba todavía lleno de la emoción de ese encuentro cuando regresé a la iglesia alrededor de la medianoche.

A la mañana siguiente, cuando entré en la oficina de la parroquia, el administrador parroquial parecía inusualmente grave. "¿Qué pasa?", Pregunté. Su respuesta fue lenta y deliberada, "¿Te acuerdas del hombre sin hogar con quien tuviste una larga charla anoche en la estación?" "Sí", respondí, "El señor Honda" Entonces, continuó, "Anoche se enfermó y fue trasladado de urgencia al hospital local. Murió allí hace poco tiempo".

Tratando de entender esta triste noticia, de repente me vino la idea de la inmensa alegría que el señor Honda debió sentir cuando Dios lo llamó por su nombre y lo llevó a casa.

 

Español
Padre Tim Mulroy SSC

por Padre Tim Mulroy SSC

El Padre Timothy Mulroy vive en St. Columbans, Nebraska en donde sirve como director de la region de Estados Unidos.

Altar de Muertos en-linea
Boletin
Suscripción a Revista