Yo Me Entrego


 

Oh Reina de los Apóstoles,
decidimos desde este momento entregar nuestros talentos,
aprendizaje, recursos materiales,
salud, enfermedades y pruebas,
y cada don de la naturaleza y gracia,
para la mejor gloria de Dios
y la salvación de todos.

Deseamos llevar a cabo todas esas actividades
que promueven especialmente el apostolado católico
para avivar la fe
y el amor del pueblo de Dios
y así atraer a todos los hombres y mujeres
a l fe de Jesucristo.

Y si llega el tiempo
en que no tenemos nada más que ofrecer para el servicio de este fin
nunca dejaremos de orar
para que haya un solo rebaño
y un solo pastor Jesucristo.

De esta manera, esperamos gozar de los resultados
del apostolado de Jesucristo
por toda la eternidad.

Amén.

Suscripción a Revista
Boletin