Tu inmaculado corazón


 

O Santísima Virgen Madre,
escuchamos con tristeza las quejas
de tu inmaculado corazón
rodeado de espinas que salieron
de cada momento blasfemo
y de ingratitud de la humanidad.

Estamos conmovidos por el deseo ardiente de amarte como Nuestra Madre
y de promover la verdadera devoción de tu inmaculado corazon.
Perdona las ofensas que te hemos causado.
Ten misericordia de nosotros y ayúdanos a crecer en tu amor.

Amen.

Suscripción a Revista
Boletin