Tu Infinito Amor


 

Bendito seas tú, Padre,
quien, en su infinito amor,
nos dio a su único-engendrado Hijo.

Por el poder del Espíritu Santo,
se encarnó
en él inmaculado vientre de la Virgen María
y nació en Belén hace dos mil años.

Se convirtió en nuestro compañero del camino de la vida
y le dio nuevo significado a nuestra historia,
la jornada que hacemos juntos
en frustraciones y sufrimiento
en fidelidad y amor,
hacia el nuevo cielo y la nueva tierra donde tú,
una vez que la muerte haya sido vencida,
será todo en todo.

Amén.

Suscripción a Revista
Boletin