Sed por la justicia social


 

Dios Todopoderoso y eterno.
Que Tu gracia encienda en todos nosotros
un amor por todos los desafortunados
que la pobreza y la miseria
han reducido a una condición de vida
no digna de los seres humanos.

Despierta en los corazones de los que Te llamamos Padre
hambre y sed por la justicia social
y por la caridad fraterna
en actos y verdad.

Concédenos, O Señor,
paz en nuestros días,
paz en nuestras almas,
paz en nuestras familias.
paz en nuestros países
y paz entre naciones.

Amén.

Suscripción a Revista
Boletin