Recuérdame que soy amado


 

Señor, estás cerca de los que
son rechazados y heridos.
Concédeme la gracia para no rendirme
cuando otros me insultan y me destruyen.
Recuérdame que soy amado y que
siempre tengo un hogar contigo en mi corazón.

Amén.

Suscripción a Revista
Boletin