Protégenos de las tormentas


 

Jesucristo, un Rey de Gloria, ha traído paz.
Dios se hizo hombre y la palabra se hizo carne.
Cristo fue nacido de una Virgen.
Cristo sufrió.
Cristo fue crucificado.
Cristo murió.
Cristo resucitó de entre los muertos.
Cristo subió a los cielos.
Cristo reina por siempre.
Que Cristo nos proteja a todos de las tormentas y los relámpagos.
Cristo pase entre ellos con su paz
y el verbo se hizo carne.
Cristo está con nosotros y con María.
Santo Dios.
Dios Todopoderoso
Dios inmortal.
Ten misericordia de nosotros.

Amén.

Suscripción a Revista
Boletin