Protege a los niños


 

O glorioso San José,
a ti Dios te dio el cargo
de Su único Hijo
ante todos los peligros del mundo.

A ti venimos
y te pedimos que protejas especialmente
a los niños que Dios nos ha dado.
Mediante el santo bautismo,
se han convertido en hijos de Dios
y miembros de Su santa Iglesia.

Te los consagramos hoy
para que se conviertan en tus hijos adoptivos.
Cuídalos,
guía sus pasos en la vida,
forma sus corazones
siguiendo los corazones de Jesús y María.

Amen.

Suscripción a Revista
Boletin