Inmaculado Corazón de Maria


 

Acepta, O Madre de Cristo,
nuestro llanto por el sufrimiento de la humanidad,
y toda la sociedad.

Ayúdanos con el poder de Espíritu Santo para conquistar
nuestro pecado y el pecado del mundo,
todas las manifestaciones del pecado.

Que se revele en la historia del mundo
el poder infinito de la redención:
el poder del amor misericordioso.

Que pare al mal
y transforme consciencias.
Que tu Inmaculado Corazón revele la luz de la esperanza/

Amen.

Suscripción a Revista
Boletin