Hermanos y Hermanas


 

Señor Dios, por mucho tiempo,
desprecié a mis hermanos y hermanas.

Ni tampoco mostré respeto
por la tierra y por toda Tu Creación.

Estos días, por Tu abundante gracia y bendiciones,
Tengo tiempo para atender a mis hermanas y hermanos
que están en la pobreza.

Y, amado Jesús, estoy más atento
a nuestra casa común.
Hay una conciencia profunda
sobre como mi conducta contribuye
a la contaminación del aire, tierra y mar.

Así que, con la ayuda de Tu tremendo amor y bendición, estos días,
puedo ver la dignidad de mucha gente
que ha venido a mi vida.

Aún más, Soy más generoso
hacia el don de la creación.

Por favor ayúdame a disminuir mis excesos
para que otros puedan compartir el agua limpia
y puedan tener aire puro para respirar.

Alabado seas Tú, Señor Jesucristo,
que haces posible todas las cosas.

Amén.

-P. Tom Glennon, Columbano

Suscripción a Revista
Boletin