Gloria a la Trinidad eterna


 

Dios Padre, no engendrado,
único Hijo engendrado
y el Espíritu Santo, consuelo;
santa y unida Trinidad,
con todo nuestro corazon Te reconocemos:
Gloria a Ti por siempre.

Todopoderoso, Dios eterno,
quien nos ha permitido a nosotros, Tus sirvientes,
en nuestra profesión de fe verdadera,
reconocer la gloria de la Trinidad eterna,
y en el poder de la majestad para adorar la Unidad,
concede que por firmeza en esta fe
podamos ser protegidos de toda adversidad
por Cristo nuestro Señor.

¡Libéranos, sálvanos, vivifícanos, O Santísima Trinidad!

Amen.

Suscripción a Revista
Boletin