Fuego de Tu Amor


 

Ilumina, O Señor Jesús, muchas almas generosas
con el brillo resplandeciente de Tu Santo Espíritu,
quien es substancial y amor eterno
y, por la poderosa intercesión de Tu Adorada Madre María,
despierta y preserva en ellos el fuego de Tu amor,
hacia la Gloria de Tu Padre
y del mismo Espíritu Santo,
quienes viven y reinan juntos por los siglos de los siglos.

Amén.

Suscripción a Revista
Boletin