Fiesta de la Visitación


 

Mi alma glorifica al Señor
y Mi espíritu se goza en Dios mi Salvador.

Porque se ha fijado en la humildad de su esclava:
desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones.

Porque El poderoso ha hecho cosas grandes en mí:
y santo es Su Nombre.
Y Su misericordia es por generaciones y generaciones,
para aquellos que le temen.
Ha mostrado el poder de Su brazo:
Ha dispersado a los orgullosos y soberbios de corazón.

Ha derribado del trono a los poderosos
y ha exaltado al humilde.
Ha colmado a los hambrientos de manjares,
y al rico lo ha despedido vacío.

Ha recibido a Israel Su siervo,
acordándose de su misericordia.
Como lo prometió a nuestros padres:
A Abraham y su descendencia por siempre.

Amén.

Suscripción a Revista
Boletin