La alegría de la misericordia


 

O María, cientos de personas han conocido
la misericordia que se desborda de ti
la cual el Padre nos ha dado en Cristo.

En las Iglesias alrededor del mundo,
y aún más en este centro de cristiandad,
diversas personas han aceptado este regalo.

Aquí el entusiasmo de la juventud resuena,
aquí los enfermos alzan sus oraciones,
trabajadores y estudiantes,
niños y adultos,
todos han reconocido en tu amado Hijo
el Verbo hecho carne en tu vientre.

O Madre, intercede por nosotros,
para que los frutos de este año no se pierdan
y las semillas de la gracia crezcan
a la medida exacta de la santidad
a la cual todos somos llamados.

Amén.

Suscripción a Revista
Boletin