Alabada sea Tu grandeza


 

Todopoderoso, verdadero e incomparable Dios,
Estas presente en todo
pero nada Te limita.

No te afecta ningún lugar,
eres intocable al tiempo,
imperturbable por los años
y desengañado por las palabras.

No estás sujeto al nacimiento
ni tienes necesidad de protección.
Estas más allá de la corrupción,
sobre todos los cambios,
inmutable por la naturaleza.

Vives en una luz intocable
y eres invisible,
pero quienes Te buscan con esperanza
y amor, Te conocen.

Eres el Dios de Israel
y de todos los que esperan en Cristo.

Amen.

Suscripción a Revista
Boletin