TURQUÍA - Liberan al monje siro ortodoxo acusado de complicidad con el PKK


Mardin – Acaba de salir de la carcel, aunque no puede abandonar su residencia, el monje siro ortodoxo Sefer Bileçen, arrestado el 9 de enero por las fuerzas de seguridad turcas acusado de ofrecer ayuda y cobertura a militantes del PKK, el partido kurdo de los trabajadores calificado como organización terrorista por el gobierno de Ankara. El sacerdote fue puesto en libertad el martes 14 de enero por instancia de sus abogados, y después de que el religioso se comprometiese a no abandonar su residencia y vivir en una condición de libertad controlada hasta que las acusaciones de complicidad con los miembros del PKK sean confirmadas o desmentidas.
El padre Sefer Bileçen, sacerdote del Monasterio de Mor Yakup en Nusaybin , después de su arresto fue llevado ante un juez del tribunal local con cargos de apoyar a “una organización terrorista". Con esta acusación, las puertas de la prisión se abrieron inmediatamente para recibirle.
En los días posteriores al arresto, los medios de comunicación turcos informaron que la investigación sobre el monje había comenzado en septiembre de 2018, cuando las cámaras montadas en dos drones de los servicios de seguridad turcos filmaron a dos militantes del PKK que entraban al monasterio de Mor Yakup. Desde entonces, el monasterio y en particular el monje Sefer habían sido vigilados por los servicios de inteligencia. En septiembre de 2019, un militante del PKK arrestado por las fuerzas de seguridad turcas había confesado que había visitado el monasterio de Mor Yakup varias veces para comer, beber y refrescarse. Otros testimonios reportados en los medios de comunicación turcos también confirman que la supuesta "complicidad" impugnada por las autoridades turcas al monje siro ortodoxo se limitaron a la simple donación de alimentos y bebida a las personas que le dijeron que tenían hambre y sed.
 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista