Las palabras del Papa en la oración del Ángelus

Al final de la celebración del Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor, antes de la bendición apostólica, el Santo Padre Francisco rezó el Ángelus con los fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro.

Antes del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas,

Saludo  a todos los que habéis participado en esta celebración y a los que se han unido a nosotros a través de los diferentes medios de comunicación. Este saludo se extiende a todos los jóvenes que hoy, en torno a sus obispos, celebran la Jornada de la Juventud en todas las diócesis del mundo. Queridos jóvenes, os invito a hacer vuestras y a vivir en la cotidianidad  las indicaciones de la reciente Exhortación Apostólica Christus vivit, fruto del Sínodo, que ha involucrado también  a tantos coetáneos vuestros. En este texto, cada uno de vosotros puede encontrar sugerencias fecundas para su vida y su camino de crecimiento en la fe y en el servicio a los hermanos.

En el contexto de este domingo, quería ofreceros a todos vosotros, aquí reunidos en la Plaza de San Pedro una corona especial del Rosario. Estas coronas de madera de olivo se hicieron en Tierra Santa expresamente para la Jornada Mundial de la Juventud  en Panamá el pasado mes de enero y para la Jornada de hoy. Por lo tanto, renuevo mi llamamiento a los jóvenes y a todos para que recen el Rosario por la paz, especialmente por la paz en Tierra Santa y en Oriente Medio .

Y ahora nos dirigimos a la Virgen María, para  que nos ayude a vivir bien la Semana Santa.

Angelus Domini ...

 

 

 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista