Conferencia de prensa para la presentación de la Exhortación Apostólica Postsinodal del Santo...

Se ha presentado hoy en el Aula Juan Pablo II de la Oficina de Prensa de la Santa Sede la Exhortación Apostólica post-sinodal del Santo Padre Francisco "Querida Amazonia", fruto de la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica " Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral" (6-27 de octubre de 2019).

Han intervenido S.E.  el cardenal Lorenzo Baldisseri, Secretario General del Sínodo de los Obispos, S.E. el cardenal Michael Czerny, S.I., Subsecretario de la Sección de Migrantes y Refugiados del Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral, Secretario Especial del Sínodo de Obispos para la Región Panamazónica, el  Padre Adelson Araújo dos Santos, S.I., teólogo y profesora de Espiritualidad de la Pontificia Universidad Gregoriana, Sor Augusta de Oliveira, S.M.R., vicaria general de las Siervas de María Reparadoras, el  Prof. Carlos Nobre, científico, Premio Nobel 2007, Miembro de la Comisión de Ciencias Ambientales del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico. También estaba presente con una contribución en vídeo S.E. Mons. David Martínez de Aguirre Guinea, O.P., obispo del Vicariato de Puerto Maldonado, Secretario Especial del Sínodo de los Obispos para la Región Panamazónica.

Intervención de S.E. el cardenal Lorenzo Baldisseri

En el Ángelus del 15 de octubre de 2017 el Papa Francisco convocó la asamblea especial para la Región Panamazónica sobre el tema " Amazonia: nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral ". A partir de ese momento se inició un proceso sinodal que se prolongó durante dos años, durante los cuales se desarrolló  la fase preparatoria llevada a cabo por esta Secretaría General del Sínodo de los Obispos junto con el Consejo Pre-Sinodal - específicamente nombrado por el Santo Padre - con la preciosa colaboración de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM).

Así pues, hubo una amplia consulta con todo el Pueblo de Dios en Amazonia, comenzando con el Documento Preparatorio y el Cuestionario correspondiente, publicado el 8 de junio de 2018. En esta fase, la actividad llevada a cabo por la REPAM fue decisiva para la organización de unos 260 eventos en el territorio amazónico, de los cuales 70 asambleas territoriales, 25 foros temáticos y más de 170 actividades de otro tipo. Por lo tanto, puede decirse que, en total, más de 87.000 personas participaron en estas iniciativas. No menos significativo fue el Seminario de Estudio organizado en Roma por la Secretaría General del 25 al 27 de febrero de 2019 sobre el tema: Hacia el Sínodo Especial para Amazonia: dimensión regional y universal. En la fase preparatoria también tuvo lugar la Conferencia Internacional celebrada del 19 al 21 de marzo de 2019 en la Universidad de Georgetown en Washington para tratar el tema de la Ecología Integral como respuesta sinodal de la región del Amazonas y otros biomas y territorios para el cuidado de nuestra casa común .

Todo este material se incorporó al Instrumentum laboris o Documento de Trabajo, publicado el 17 de junio de 2019, que fue el texto básico del debate sinodal durante la fase de celebración.

La Asamblea Sinodal se caracterizó por una participación coral y vivaz, rica en testimonios y propuestas de los 185 padres sinodales. Entre los participantes fue significativa la presencia de 25 expertos y 55 auditores y oyentes, incluyendo 16 representantes de diferentes grupos étnicos indígenas y pueblos originarios, 10 religiosas presentadas por la Unión Internacional de Superiores Generales (U.I.S.G.), 6 delegados fraternos y 12 invitados especiales elegidos por su alta competencia científica y también por su pertenencia a organizaciones y asociaciones internacionales.

La fase de celebración duró tres semanas (del 6 al 27 de octubre de 2019), durante las cuales se siguió una metodología cuidadosa que facilitó la labor. De esta manera se alternaron momentos de escucha en las sesiones plenarias y otros momentos de participación activa en los círculos menores. Todo este gran trabajo desembocó entonces en la redacción de un Proyecto del Documento Final, que una vez enmendado por los Círculos Menores, se convirtió en el Documento Final, votado con una amplia mayoría de más de dos tercios. Después de la votación, según la praxis sinodal, el Documento fue entregado al Santo Padre y por su voluntad se hizo público inmediatamente para la prensa.

No faltaron durante la fase de celebración del Sínodo algunas intervenciones del Papa Francisco, que ofreció reflexiones significativas para el debate sinodal.

Por ejemplo, en su discurso de apertura del Sínodo, el Santo Padre destacó "cuatro dimensiones: la dimensión pastoral, la dimensión cultural, la dimensión social y la dimensión ecológica", que luego se reflejan de alguna manera en el Documento Final. En efecto, -después de un capítulo inicial dedicado a la conversión integral-, el Documento desarrolla el tema de los nuevos caminos en cuatro capítulos, cada uno de los cuales está dedicado a un tipo de conversión: conversión pastoral, conversión cultural, conversión ecológica y conversión sinodal.

También en su discurso de clausura del Sínodo, el Santo Padre retomó los contenidos que surgieron de la Asamblea colocándolos en cuatro diagnósticos: el cultural, que incluye la inculturación y la interculturalidad  de los pueblos amazónicos; el ecológico, según una perspectiva integral que responde a la denuncia de la destrucción de la creación, de la cual la Amazonia es uno de los puntos más importantes; el social, que implica no sólo la explotación de la creación sino también de los pueblos junto con la destrucción de la identidad cultural; y finalmente el pastoral, el principal, ya que el anuncio del Evangelio es urgente, pero lo importante es que sea escuchado, asimilado y comprendido por las diferentes culturas en el suelo amazónico.

Con la entrega del Documento Final al Santo Padre, se concluyó la fase de celebración. La Secretaría del Sínodo de Obispos se quedó entonces a la espera de la Exhortación Apostólica post-sinodal que se presenta hoy.

Intervención de S.E. el cardenal Michael Czerny S.I.

La Exhortación comienza con  "Querida Amazonia", como una carta, una carta de amor. En su corazón está el amor del Papa Francisco por la Amazonia y sus diferentes pueblos, de hecho su amor por el mundo y toda su gente. Y corriendo a través de ella está la verdad de que "Sólo lo que es amado puede ser salvado. Sólo lo que se abraza puede ser transformado."[1]

Alguien que ama no puede resistirse a hablar apasionadamente sobre el amado. En este caso, la querida Amazonia obviamente ha tocado al Papa "con todo su esplendor, su drama y su misterio" (§ 1) pero, al mismo tiempo, la gran región está marcada por el sufrimiento y la destrucción hasta el borde mismo de la desesperación. El efecto sobre el Papa Francisco es como el de un artista que descubre una terrible belleza y, estimulado a contemplar y a crear, comunica ahora una nueva epifanía de belleza y sufrimiento, de vastas promesas y de gran peligro[2]. Así pues, su cálida y atenta carta incluye necesariamente muchas denuncias contundentes de injusticias y muchas advertencias de peligros, así como invitaciones urgentes a compartir sus sueños y a responder.

En la introducción a Querida Amazonia , el Papa Francisco explica que no quiere reemplazar o repetir el Documento Final del Sínodo. Más bien, lo presenta. Reza para que toda la Iglesia se deje enriquecer e interpelar por el trabajo del Sínodo.

El Papa insta a la Iglesia a un compromiso misionero renovado e innovador para acompañar al pueblo de la Amazonia en todos los desafíos significativos que enfrentan. Pide a toda la Iglesia en la Amazonia que "se esfuerce por aplicar" el trabajo sinodal, y espera que todas las personas de buena voluntad se inspiren en el Documento Final y, ciertamente, en el díptico que la acompaña, la hermosa Querida Amazonia .

¿Cuál es el lugar de estos dos documentos? ¿Dónde encajan en el magisterio, el cuerpo de la enseñanza oficial de la Iglesia? Permítanme tratar de aplicar las normas generalmente aceptadas en la interpretación de los documentos del magisterio.

Querida Amazonia es una exhortación post-sinodal. Es un documento magisterial. Pertenece al auténtico magisterio del Sucesor de Pedro. Participa de su magisterio ordinario.

La Amazonia: Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral es el documento final de una asamblea especial del Sínodo de los Obispos para la región panamazónica. Como todo documento sinodal de este tipo, consiste en propuestas que los Padres sinodales han votado para aprobar y han entregado al Santo Padre. Él, a su vez, ha autorizado su publicación con los votos emitidos. Al comienzo de Querida Amazonia , dice: "Quiero presentar oficialmente ese Documento que nos ofrece las conclusiones del Sínodo" (QA § 3) y anima a todos a leerlo íntegramente.

Así que, aparte de la autoridad magistral formal, esta presentación oficial y el estímulo confieren al Documento Final una cierta autoridad moral. Ignorarlo sería una falta de obediencia a la autoridad legítima del Santo Padre, mientras que encontrar difícil  uno u otro punto no podría considerarse una falta de fe.

Siendo un sínodo "especial" que se centró en una región del mundo, el proceso sinodal, el Documento Final y su compañero Querida Amazonia requerirán una comprensión creativa y empática  para que sus lecciones se apliquen más allá de la Amazonia. Tocan a toda la Iglesia y al mundo entero, aunque no de manera uniforme. Querida Amazonia "puede ayudar a orientarnos a una  armoniosa, creativa y fructífera recepción de todo el camino sinodal" (§ 2).

Así que tenemos dos documentos de dos tipos diferentes. El Documento Final es el fruto del proceso sinodal, mientras que Querida Amazonia es la reflexión del Santo Padre sobre el proceso sinodal y su documento final. El primero, que consiste en propuestas hechas y votadas por los Padres sinodales, tiene el peso de un documento final sinodal. El segundo, que reflexiona sobre todo el proceso y su documento final, tiene la autoridad del magisterio ordinario del Sucesor de Pedro.

El Papa reza para que "toda la Iglesia se deje enriquecer e interpelar por el trabajo de la asamblea sinodal", que todos en la Amazonia "se empeñen en su aplicación"; y que todas las personas “de buena voluntad" se inspiren en él "de algún modo" (§ 4).

En conclusión, el Papa Francisco anima "a todos a avanzar en caminos concretos que permitan transformar la realidad de la Amazonia y liberarla de los males que la aquejan" (§ 111).

_________________________

1] Discurso en la Vigilia con los Jóvenes, XXXIV Jornada Mundial de la Juventud en Panamá (26 de enero de 2019): L'Osservatore Romano, 28 y 29 de enero de 2019, 6.

2] Cf. CARTA A LOS ARTISTAS de San Juan Pablo de 1999 dirigida a los que con  apasionada entrega buscan nuevas "epifanías" de la belleza. http://www.vatican.va/content/john-paul-ii/es/letters/1999/documents/hf_jp-ii_let_23041999_artists.html

 

S.E. Mons. David Martínez de Aguirre Guinea, O.P. (Texto de la aportación en vídeo)

Desde Puerto Maldonado, en plena selva amazónica, a orillas del río Madre de Dios, nos queremos unir a esta fiesta por la publicación de la exhortación postsinodal del Papa Francisco.

Fue precisamente aquí, en Puerto Maldonado donde tuvo comienzo esta  bonita historia del Sínodo panamazónico. Un 19 de enero, el Papa nos decía: “hoy aquí esta tarde comienzan los trabajos del Sínodo”. Y a partir de esa fecha se desencadenó un proceso de escucha protagonizado por más de 87.000 personas, de nuestras comunidades nativas, campesinas, ribereñas, de las ciudades… Entre todas y todos fuimos trazando los nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral.

En octubre del año pasado, el Papa nos convocó a Roma. Quiso colocar a la Amazonía en el corazón de la Iglesia, aún a riesgo de que le desordenáramos un poco la casa. Soy testigo de la ilusión con la que muchos de nuestros hermanos indígenas llegaron al Vaticano, a “la casa del Papa” –decían- y allí se sintieron uno más. Sus anhelos y preocupaciones fueron escuchadas y, juntos, con todos los obispos, misioneros y misioneras, compartimos la pasión por anunciar a Cristo.

Y hoy el Papa Francisco, fruto de todo este proceso nos regala esta exhortación: QUERIDA AMAZONÍA. El título, ya es un reflejo del corazón del Papa que muestra un profundo amor por este territorio tan particular y por sus pueblos. La exhortación es un POEMA de amor proclamado a toda la Iglesia Universal y a todas las personas de buena voluntad. Un Poema que llora por los crímenes e injusticias, y que se maravilla contemplando la hermosura de estas selvas y sus habitantes.

El Papa una vez más no nos ofrece una meta. Quiere ser luz en un camino que continúa. La exhortación, que se complementa con el documento postsinodal, genera procesos. Anima a trascender las tensiones y a seguir buscando nuevos caminos de consenso para encontrarnos con Cristo que nos hace soñar con su Reino presente en lo social, en las culturas, en la ecología y en la Iglesia.

Gracias Papa Francisco por el ánimo y el impulso que nos da. Su exhortación Querida Amazonía, nos hace sentir más de cerca el amor de Cristo y de la Iglesia, y nos impulsa a asumir el gran reto que tenemos de estar cerca de los más vulnerables y con ellos cuidar de nuestro planeta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista