ASIA/ISRAEL- Desestimado el recurso interpuesto por el Patriarcado greco-ortodoxo sobre los...

Jerusalén - El Tribunal Supremo de Israel desestimó el recurso por el que el Patriarcado griego-ortodoxo de Jerusalén había intentado bloquear la venta de tres edificios de su propiedad en la Ciudad Vieja de Jerusalén, adquiridos por la organización judía Ateret Cohanim.

Según la sentencia dictada por el Tribunal el lunes 10 de junio, los bienes del Patriarcado griego-ortodoxo fueron adquiridos legítimamente por intermediarios extranjeros que actuaban en nombre de Ateret Cohanim. Por lo tanto, se confirma la sentencia dictada hace dos años por el Tribunal de Distrito de Jerusalén.

Dos de los tres edificios en disputa están situados en la puerta de Jaffa, en el barrio cristiano de la Ciudad Vieja, y ahora se utilizan como hoteles. La venta tuvo lugar en 2004, y la noticia de la venta provocó protestas y descontento en la comunidad cristiana greco-ortodoxa, que culminó con la declaración del Patriarca Ireneo I de parte del Santo Sínodo, con la acusación de apropiación indebida de bienes del Patriarcado.

La decisión del Tribunal Supremo de Israel pone fin a una disputa que duró más de 14 años. En 2017, tras la sentencia del Tribunal de Distrito de Jerusalén, que ya había reconocido la legítima adquisición de las propiedades en disputa por parte de Ateret Cohanim, los Patriarcas y Jefes de Iglesias de Jerusalén firmaron un documento conjunto en el que denunciaban el “intento sistemático de socavar la integridad de la Ciudad Santa” y de “debilitar la presencia cristiana en Tierra Santa”. Un proyecto que, en opinión de los Jefes de Iglesia de Jerusalén, se manifestó también en las “violaciones del statu quo” de los Santos Lugares. En su documento conjunto, también firmado por Teófilos III, Patriarca greco-ortodoxo de Jerusalén, y el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, Administrador Apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, expresaron su firme oposición a “cualquier acción” tomada por “cualquier autoridad o grupo” que tenga el efecto de violar y socavar “las leyes, acuerdos y reglamentos que han regido nuestras vidas durante siglos”.
.
 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista