ASIA/IRAQ - Alerta en la llanura de Nínive por el asalto contra dos ancianas cristianas

Bartella - El robo y la violencia que dos ancianas cristianas sufrieron en su propia casa en la llanura de Nínive a manos de un grupo armado se ha convertido en un "caso" político que ha alimentado el malestar sobre la falta de seguridad en esa zona de Irak, donde tradicionalmente han vivido las comunidades cristianas.

Las dos mujeres -madre e hija- fueron fuertemente golpeadas el lunes 13 de mayo en la ciudad de Bartella por un grupo de hombres armados que allanaron su casa, las golpearon y les robaron. Las dos mujeres están en el hospital en estado grave. La policía arrestó a dos sospechosos que tenían un verdadero arsenal en la casa consistente en tres Kalashnikovs, cuatro granadas de mano y siete cuchillos militares.

El caso no está siendo tratado como un simple asalto. Representantes de organizaciones cristianas como Muna Yaku, profesora de derecho de la Universidad de Salahaddin en Erbil, vinculan este ataque contra las dos mujeres a otras acciones intimidatorias destinadas a alejar a las familias cristianas de sus aldeas de origen, situadas en la llanura de Nínive, de las que ya habían huido entre la primavera y el verano de 2014, cuando toda la zona cayó en manos del Estado islámico . Rayan al Kildani, jefe de las "Brigadas Babilónicas", un grupo político nacido como milicia armada, -que siempre ha reivindicado estar solo compuesto por cristianos pese a que se han encontrado vínculos con las milicias chiítas proiraníes-, también ha solicitado que se investigue lo ocurrido y se castigue a los culpables.

En la Llanura del Nínive reinó siempre la convivencia de árabes sunitas, cristianos, kurdos, shabaks y yazidíes. Muchos de los grupos minoritarios del lugar se vieron obligados a huir cuando Daesh tomó el control de Mosul. En Bartella, a pesar de los llamamientos de la jerarquía eclesiástica y de las múltiples muestras de solidaridad y apoyo económico, menos de un tercio de las 3.800 familias cristianas que huyeron durante la ocupación yihadista regresaron a sus hogares.

La Llanura de Nínive sigue siendo el centro de los intereses regionales y de las operaciones de los diferentes grupos étnico-religiosos. Por eso, los representantes de las comunidades cristianas denuncian periódicamente los intentos de alterar los equilibrios demográficos tradicionales de la zona . Khalil Jamal Alber, director general de Asuntos Cristianos del Ministerio de Instituciones Religiosas del Gobierno de la Región Autónoma del Kurdistán Iraquí, ya advirtió de que las fuerzas de movilización popular - milicias chiítas presentes en el territorio de la llanura de Nínive - estaban intentando cambiar la composición multirreligiosa y multiétnica de la población de la llanura en detrimento del componente cristiano. Según Khalil Jamal Alber, este intento consiste en el traslado a la región de la población chiíta, también procedente del sur de Irak, a través de la intimidación y la presión social por parte del grupo étnico religioso Shabak.
.
 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista