AMÉRICA/PANAMÁ - Que los líderes trabajen por la dignidad de la persona y por el bien común, y...

Panamá - "Las nuevas autoridades tienen la oportunidad histórica de recuperar la confianza de la gente con una gestión gubernamental centrada en la dignidad de la persona y el bien común, y los ciudadanos tienen la responsabilidad, desde todas sus esferas, de contribuir a la construcción de un Panamá mejor". Así lo afirma el comunicado publicado al final de la segunda asamblea plenaria anual de la Conferencia Episcopal de Panamá, celebrada del 1 al 5 de julio, y que fue recibido por Fides. Los obispos dan la bienvenida a las autoridades del nuevo gobierno, que será responsable del liderazgo del país durante los próximos cinco años , destacando que "es esencial gobernar, legislar y administrar con transparencia, verdad y coherencia". Recordando entonces que "gobernar no es simplemente asumir la autoridad, sino percibir el latido de las personas, por lo que la primera tarea es escuchar profunda y respetuosamente sus necesidades", subrayan la importancia de los mecanismos de participación de los ciudadanos, para una mayor corresponsabilidad. Entre los temas destacados, los obispos mencionan los altos costos y la falta de medicamentos, la calidad y equidad en la educación, los riesgos de la minería y otros ataques a la ecología, los derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes, así como la desigualdad en el tratamiento de la justicia.
En cuanto al análisis de la realidad eclesial, los obispos panameños recuerdan que el santo psdre Francisco en el último encuentro "nos pidió que no perdamos las particularidades que se dieron en la Jornada Mundial de la Juventud Panamá 2019: el diálogo intergeneracional, la pastoral infantil, el encuentro con los indígenas y los pueblos de origen africano", por lo que se sienten "felices de seguir estas experiencias que han enriquecido a nuestra Iglesia católica en Panamá". Con el fin de seguir promoviendo el protagonismo de los jóvenes en la Iglesia y en la sociedad después de la JMJ, los obispos lanzaron el Trienio de la Juventud de 2019 a 2022, para profundizar la exhortación postsinodal "Cristus vivit". Según la petición del papa, los obispos se comprometen a proteger a los niños y a los jóvenes de todo abuso, y piden que se promueva "una educación sexual positiva y completa, de la que los primeros e irremplazables responsables sean los padres".
Con ocasión del 50º aniversario de la reapertura del Seminario Mayor de San José, donde se formaron la mayoría de los sacerdotes del país, los obispos anuncian la celebración del Año Jubilar del Seminario Mayor: "un tiempo en el que los fieles podrán obtener la indulgencia plenaria y será una oportunidad para conocerlo, visitarlo, apreciarlo y apoyarlo moral y económicamente". .
 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista