AMERICA/NICARAGUA - Costa Rica recibe a los niños que huyeron de Nicaragua en sus escuelas.

Jinotepe – Gracias a la generosidad de las ciudades fronterizas de Costa Rica, miles de niños que huían de la crisis social y política en Nicaragua pudieron regresar a clases. Según la nota enviada a la Agencia Fides por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados , estos niños no habían asistido a la escuela durante más de un año, es decir, ya que sus familias se vieron obligadas a huir de Nicaragua.
Hay muchos niños entre los 75,000 nicaragüenses que huyeron de su país en 2018, considerando que el grupo más grande se ha dirigido a Costa Rica por su proximidad. Según la Autoridad de Migración de Costa Rica, en mayo de 2019, aproximadamente 61,791 nicaragüenses solicitaron asilo.
La situación se vuelve aún más compleja cuando se considera que estos niños no tienen certificados de estudio u otros documentos escolares, sino solo el certificado de nacimiento o, a veces, el pasaporte. En Costa Rica, la escuela primaria es gratuita y obligatoria para todos los niños, independientemente de su estatus migratorio. En respuesta a la afluencia masiva de nicaragüenses, muchas escuelas en el norte del país han comenzado a simplificar los requisitos de acceso para permitir que incluso los niños indocumentados se registren.
El ACNUR apoya a las escuelas y comunidades en pueblos y ciudades como Los Laureles y Upala en iniciativas para integrar a los estudiantes nicaragüenses. A través de donaciones de escritorios, sillas y útiles escolares, la Agencia de la ONU integra los esfuerzos realizados por las autoridades locales y la población de Costa Rica. "La generosidad demostrada por Costa Rica encarna el espíritu del Pacto Mundial para los Refugiados", dijo Milton Moreno. Representante de ACNUR en Costa Rica. "Estos esfuerzos demuestran que la solidaridad puede implementarse y servir de inspiración para todos nosotros".
Mientras tanto, la tensión continúa en Nicaragua, donde las comunidades católicas han celebrado un año desde la muerte violenta de un grupo numeroso, más de 30 manifestantes, que tuvo lugar en Jinotepe, Diriamba y Carazo. Las fuerzas policiales presentes en gran número no permitieron todas las expresiones populares en memoria de los ciudadanos muertos. Fides le informó hace un año de la presencia constante de pastores de la Iglesia junto a la población en estos momentos de sufrimiento: ver Fides 10/07/2018.

 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista