AMERICA/ESTADOS UNIDOS - Las fronteras seguras y el trato humano a quienes huyen de la...

Newark – En el mensaje a la nación del martes 8 de enero sobre el tema de los migrantes en la frontera, Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, atacó a los migrantes centroamericanos que intentaban ingresar al país. El presidente dijo que la frontera sur es un camino por el que entran drogas ilegales, que causaría más muertes que "toda la guerra de Vietnam". Como resultado, propuso crear un muro en la frontera con México para detener el tráfico de drogas. La Casa Blanca presentó una propuesta al Congreso para abordar "la crisis humanitaria y de seguridad nacional" que existe en la frontera, anunció Trump.
Entre las reacciones provocadas por el discurso del presidente, el cardenal Joseph William Tobin, redentorista, arzobispo de Newark, al día siguiente emitió una declaración, enviada también a Fides, que afirma:
Escuché con profunda decepción las palabras deshumanizadoras utilizadas para describir a nuestros hermanos y hermanas inmigrantes. Estos hombres, mujeres y niños no son ni números ni estadísticas criminales, sino personas de carne y hueso con sus propias experiencias e historias. La mayoría huyen de la miseria humana y la violencia brutal que amenaza sus vidas. Las caricaturas falsas y llenas de miedo buscan provocar una especie de amnesia que haría que esta gran nación niegue nuestras raíces en los inmigrantes y refugiados.

El pasado mes de junio, el Papa Francisco dijo en un discurso en una conferencia sobre migración internacional: “Debemos dejar de considerar a los demás como amenazas a nuestra comodidad a valorarlos como personas cuya experiencia y valores de vida pueden contribuir en gran medida al enriquecimiento de nuestra sociedad”. Los que llegan a nuestras fronteras en busca de asilo o escapan de la terrible pobreza no son números en un debate político, sino que son los extranjeros y prójimos que nuestras Escrituras nos piden constantemente que acojamos. Como Pastor del Pueblo de Dios en el norte de Nueva Jersey, les pido a todos nuestros líderes legislativos que se unan por el bien común. Que trabajen a través de las diferencias para el bien de todos. Estas vidas dependen literalmente de ello.

Monseñor Joseph Vásquez, obispo de Austin, Texas, presidente de la Conferencia de Obispos de Estados Unidos sobre Migraciones, en su declaración de ayer, jueves 10 de enero, pide al presidente y a los líderes del Congreso que encuentren una solución a la situación de la frontera: "Las fronteras seguras y el trato humano de los que huyen de la persecución y buscan una vida mejor no se excluyen mutuamente. Los Estados Unidos pueden garantizar ambas cosas, y deben hacerlo sin causar temor ni sembrar odio. Seguiremos apoyando la reforma migratoria para promover el bien común y abordar estos problemas ".
Luego Mons. Joseph Vásquez insta a los legisladores a "mirar más allá de la retórica y recordar que la dignidad humana que Dios nuestro Padre nos ha dado a cada uno de nosotros simplemente porque somos todos sus hijos", por lo que espera que el Presidente y los líderes del Congreso se reúnan para "poner fin al bloqueo con una solución que reconozca la dignidad del trabajo de los empleados involucrados, respete la humanidad de todos, independientemente de su estatus migratorio, y proteja la santidad de la vida humana ".

 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista