ÁFRICA/KENIA - “No perdamos los valores morales si queremos vivir en una sociedad sana”,...

Nairobi - “No hay sociedad que permanezca unida si pierde sus valores morales. La Biblia nos enseña que Sodoma y Gomorra se convirtieron en el símbolo de una sociedad decadente, cuyo tejido moral se deterioró progresivamente”, escriben los obispos de Kenia en la declaración publicada al final de su Asamblea Plenaria.

En el documento enviado a Agenzia Fides, los obispos denuncian las diversas formas de amenazas a la infancia: el abuso infantil, embarazos juveniles, abortos... “Junto con el Santo Padre y todos los obispos del mundo, nos sentimos cerca de las víctimas de abuso sexual y de todas las formas de violencia contra niños y adultos vulnerables”. “La violencia y el mal cometidos contra los menores son un signo de una sociedad moralmente enferma. Como sus pastores, haremos todo lo posible para implementar políticas para proteger a los menores”.

Otro problema señalado por los obispos es la promiscuidad y la sexualidad precoz que lleva a las jóvenes a abortar, a menudo alentadas por mensajes difundidos a través de los medios de comunicación. “Prestamos atención a las multinacionales y los anuncios comerciales que apoyan la libertad de elección y las soluciones fáciles que van en contra de la misma ley moral de Dios”, advierten los obispos.

En el plano económico y social, el documento denuncia “las condiciones de sufrimiento de los agricultores kenianos que, después de haber trabajado duro para producir sus cultivos, no pueden vender sus productos”. “Las personas que están destruyendo económicamente los medios de vida de nuestros agricultores son las que pueden importar maíz, azúcar, arroz y otros productos fuera del país”.

Los obispos también dicen que están preocupados por el hecho de que varios políticos continúan alimentando la divisón entre las diversas comunidades con fines electorales. La lucha contra la corrupción iniciada por el gobierno debe intensificarse y el Estado debe poder recuperar los recursos robados por funcionarios corruptos.

La apropiación indebida de dinero público implica servicios públicos de baja calidad frente a los impuestos que afectan a los sectores más débiles de la población, recuerdan los obispos. El descubrimiento de nuevos recursos naturales para explotar, como el petróleo, también debe traer beneficios reales a los kenianos, enfatiza el documento. “El gobierno es responsable de aclarar los programas de exploración minera y petrolera. La falta de claridad, la transparencia y el incumplimiento de la ley, son el camino para el caos y la “maldición de los recursos” que muchos países africanos ya han experimentado”, subraya el mensaje, refiriéndose al fenómeno por el que países con recursos minerales e hidrocarburos tienden a tener un menor crecimiento económico y un peor desarrollo que los países con menos recursos naturales.

 
 
 

Boletin
Suscripción a Revista