Carta del Provincial

Usted está aquí

Fr Tim MulroyDesde nuestros primeros días, hace casi un siglo, los misioneros de San Columbano han contratado a personas para que nos ayudan en una variedad de trabajos en apoyo de nuestra misión. Algunos lo hicieron ayudando en limpieza; otros atendieron los edificios y los jardines, mientras que otros ayudaron con el trabajo de oficina. Gracias a sus esfuerzos detrás del telón, nuestros sacerdotes fueron capaces de dedicar más tiempo y energía a promover la misión de Dios en el mundo.

Al cambiar los tiempos, también han cambiado las formas de contribución de nuestros empleados o compañeros de trabajo. Todavía necesitamos de los que cocinan y limpian, así como los que cortan el césped y hacen reparaciones, pero hoy en día también necesitamos compañeros de trabajo que son capaces de aprovechar los rápidos avances en la tecnología con el fin de promover nuestra misión. Aunque seguimos dependiendo de los misioneros Columbanos para que nos proporcionen historias de sus vidas y ministerios en los distintos países del mundo en donde nos encontramos, también dependemos de colaboradores que presenten estas historias para nuestras revistas, sitios web y medios de comunicación social. Con el fin de llegar a las mentes y los corazones de las generaciones más jóvenes, tenemos que predicar a ellos la Buena Nueva en línea, así como desde el santuario, y hacerse amigo de ellos en Facebook, así como en persona.

Por otro lado, en los últimos años hemos llegado a depender más del personal que atiende a nuestro creciente número de sacerdotes enfermos y ancianos que han regresado a casa después de una vida de servicio en nuestros países de misión. Como la mayoría de las familias que tienen un padre anciano, nos esforzamos para que nuestros sacerdotes ancianos permanezcan viviendo con su familia columbana durante tanto tiempo como sea razonablemente posible. Sin embargo, debido al gran número de sacerdotes que avanzan en edad y que declinan en salud, necesitamos de nuestros compañeros de trabajo que nos ayuden a atender a nuestros ancianos. Estos compañeros forman parte de la familia columbana y se sienten enormemente tristes cuando uno de nuestros sacerdotes tiene que moverse, finalmente, a un centro de atención.

Tanto en nuestra casa de retiro como en nuestra oficina de misión, nuestros colaboradores trabajan junto a los sacerdotes columbanos. Nuestros compañeros proporcionan valiosos servicios profesionales, mientras que nuestros sacerdotes aseguran que nuestra misión permanezca siempre a la vanguardia. Además, proporcionamos a nuestros compañeros de trabajo con oportunidades para aprender acerca de nuestra misión enriqueciendo sus vidas personales y profesionales.

Ya sea en campos lejanos de misión, o aquí en los EE.UU., los misioneros de San Columbano y nuestros compañeros, colaboradores de trabajo se dan cuenta de que "hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo. Hay diversidad de servicios, pero el Señor es el mismo. Hay diversidad de obras, pero es el mismo Dios quien obra todo en todos." (1 Corintios 12, 4-6)

Padre Timothy Mulroy, SSC
Director Regional

Suscripción a Revista
Boletin