Besando el crucifijo con pasión y lágrimas en los ojos

Autor: 
Padre Noel O'Neill SSC

A mi edad, ser el celebrante principal en las ceremonias de Semana Santa puede ser muy exigente en un cuerpo desgastado como el mío. Sin embargo, mi cansancio es más que compensado al experimentar el fervor y el entusiasmo de nuestra gente con necesidades especiales. De hecho, los envidio un poco, ya que parecen estar mucho más cerca de Jesús de lo que yo jamás podría estar.

El Jueves Santo, los asistentes y yo tomamos nuestro tazón de agua con su toalla y nos arrodillamos ante doce de nuestros amigos especiales. Algunos de nuestros amigos reaccionaron con un grito al sentir el agua fría que se derramaba sobre sus pies, y eso fue un recordatorio para mí y mis asistentes sobre nuestro compromiso de responder al clamor del más vulnerable.

El Viernes Santo, nuestros amigos especiales actuaron y representaron la Pasión de nuestro Señor, y en el momento de la Veneración a la Cruz se acercaron para besar el crucifijo. Ellos que cargan la cruz de ser rechazados, abandonados y son juzgados por ser lentos en aprendizaje pudieron sentir empatía con el Jesús sufriente más que tú o yo. Se podía ver su amor mientras besaban el crucifijo con pasión y con lágrimas en los ojos ya que las personas heridas se conocen unos a otros.

El Sábado Santo, se podía ver cómo sentían el gozo de Pascua mientras sonaban la campana del altar sin parar y golpeaban las puertas del cielo con sus cantos de aleluya. Fue en el canto del Padre Nuestro que se podía ver su expresión de amor y gratitud a Jesús Resucitado al balancearse de izquierda a derecha tomados de las manos. Es ese mismo Cristo Resucitado quien les da nueva confianza, nueva fuerza, nuevas esperanzas y nueva vida, y que sigue caminando con ellos en el Camino de Emaús.

Revista Columbana: 


Scroll to Top