Los Signos de remordimiento de un condenado a muerte



Escuchar en Audio:

Hace muchos años, cuando trabajaba como misionero Columbano en Japón, había un hombre que me hubiese gustado conocer. Su nombre era Shoda Akira. Llegué a oír hablar de él a través de un encuentro casual con su madre. Un domingo por la mañana cuando estaba instruyendo a una clase de adultos, una mujer a quien yo no conocía se acercó y me preguntó si podía participar de nuestra clase. Más tarde me enteré de que ella era Shoda San. Un feligrés me contó que su hijo, Akira, estaba preso en espera de la ejecución en el Centro de Detención de Tokio. Poco a poco empecé a aprender más acerca de Shoda Akira.

Él nació en Osaka en 1929. Se graduó en la prestigiosa Universidad de Tokio Keio en 1953. Japón en ese momento se estaba recuperando lentamente de la Segunda Guerra Mundial. Era un momento en que las fuerzas de ocupación aún no se habían ido, y la joven generación de japoneses estaba profundamente desilusionada. En este entorno, Akira comenzó a trabajar como aprendiz en una empresa corredora de bolsa en Tokio. Era inteligente y aprendió rápidamente.

También resultó ser un joven cargado de problemas emocionales e inseguridades. Dentro de un tiempo relativamente corto tuvo que renunciar a su trabajo para evitar ser despedido. Después de un mes, ayudado por otros dos, formó un plan para robar una gran cantidad de dinero en efectivo a un hombre de negocios. Ellos asesinaron brutalmente al hombre; sin embargo, el plan fracasó. Los dos cómplices fueron detenidos rápidamente, Akira escapó con el dinero, y después de tres meses fue arrestado, juzgado y declarado culpable de asesinato y condenado a muerte en la horca.

La práctica en Japón, incluso hasta nuestros días, es esperar hasta que el condenado muestre signos de remordimiento antes de llevar a cabo la ejecución. Akira no mostró signos de remordimiento cuando comenzó su condena. Entró en contacto con el P. Candeau, un misionero francés, capellán de la prisión. Más tarde pidió instrucción en la fe y finalmente fue bautizado.

Poco a poco, su vida cambió cuando abrazó a su nueva fe. Él siempre había amado la literatura, y  descubrió que tenía un don para la escritura. Él comenzó a publicar ensayos y una novela, y co-editó una traducción coloquial del Nuevo Testamento. Sus publicaciones fueron bien recibidas por la comunidad literaria de Tokio. Con los años sus lectores asumieron que su condena se conmutó a cadena perpetua.

En este punto, el foco de la historia vuelve a su madre. A través de los años ella lo había visitado cada semana. Entonces, un día recibió un telegrama de la prisión que solicitaba su presencia para el día siguiente. A su llegada, se le informó que su hijo iba a ser ejecutado al día siguiente.

Ese iba a ser su último encuentro con su hijo Akira. Más tarde le dijeron que él había pasado el día escribiendo cartas de agradecimiento a los que le habían ayudado a lo largo de los años. Akira fue ahorcado el 12 de diciembre de 1969. No era un santo. Tampoco fue un hombre malvado. Él fue un hombre que encontró a Jesús, el tesoro escondido. Su vida subraya una verdad importante que la Hermana Helen Prejean, en su ministerio contra la pena de muerte, ha expresado en pocas palabras, “Todo ser humano vale más que el peor acto de su vida.”

Boletin
Suscripción a Revista