Papa Francisco: Política al servicio de la paz


Para el Día Internacional de la Paz, el Papa Francisco quiso dirigir su mensaje hacia los políticos del mundo. Para él, es esencial que los políticos comiencen a trabajar para la paz en vez de para sus propios intereses. En un mensaje que compartió el 18 de diciembre, Papa Francisco reiteró las bienaventuranzas políticas propuestas por el Cardenal Vietnamita François-Xavier Nguyễn Vãn Thuận en el 2002 en Padua.

El listado incluye ocho bienaventuranzas dirigidas a los políticos pero que nos aplican a todos.

  1. Bienaventurado el político con un sentido idealista y un profundo entendimiento de su labor. 
  2. Bienaventurado el político que personalmente es ejemplo de la credibilidad.
  3. Bienaventurado el político que trabaja para el bien común en vez de para su interés propio.
  4. Bienaventurado el político que es constante.
  5. Bienaventurado el político que trabaja para la unión. 
  6. Bienaventurado el político que trabaja para el cambio real.
  7. Bienaventurado el político con la capacidad de escuchar.
  8. Bienaventurado el político sin miedo.    

No cabe duda que todos podemos mirar a nuestros gobiernos y los de otros países y entender la necesidad del Papa Francisco para reiterar estas bienaventuranzas. Hoy día vemos muchos políticos que no entienden verdaderamente lo que es requerido de su labor. Que no son conscientes de sus acciones y el efecto de las mismas en el pueblo. Vivimos en un mundo muy dividido y que le teme al cambio y la diferencia.  

Pero estas bienaventuranzas no van solo para los políticos. Nosotros debemos tomar esto como un llamado del Papa a ser responsables de ayudar a nuestros políticos a vivirlas. No solo eso, pero tenemos la responsabilidad de elegir políticos que las ejemplifiquen. Necesitamos estar alertas a la injusticia y unirnos a la lucha por la paz. Necesitamos demandarles a nuestros líderes más preparación para que verdaderamente comprendan cuales son todas sus funciones y deberes.

Tenemos que apoyar a políticos que sean transparentes. Políticos que no nos ponga en duda sobre sus palabras. Y si nos hacen dudar, debemos demandar transparencia. Tenemos que reclamar cuando vemos bolsillos gubernamentales llenándose mientras el pueblo se hunde. No solo quejarnos desde nuestras salas, pero ir a demandar que se sirva al pueblo como se promete en las juramentaciones. Tenemos que velar por nuestros hermanos que son silenciados y asegurarnos que ellos también se beneficien del bien común.

Tenemos que demandar consistencia de nuestros políticos. Personas que sean constantes con sus ideales, no que los cambien para obtener votos. Necesitamos elegir líderes que unan nuestras comunidades y demandarles un cambio si sus actitudes son divisivas. Igualmente, tenemos que no tener miedo al cambio. Debemos apoyar candidatos que no sean solo de palabras sino de actos que impacten positivamente nuestra comunidad.

Más que todo, creo que es crucial que apoyemos a líderes que creen un gobierno que verdaderamente escuche los reclamos del pueblo.  Un gobierno que esté comprometido con escuchar nuestras voces e implementar políticas que nos beneficien a todos. Y para eso tenemos que rezar mucho por nuestros líderes y pedir que no tengan miedo a la paz, la justicia y la verdad. Así podemos vivir todos las bienaventuranzas del Cardenal

Boletin
Suscripción a Revista