Los niños de Yanaoca, Perú

Los niños de Yanaoca, Perú

Queridos benefactores del proyecto infantil de Cusco,

En primer lugar, quisiera darles a todos mis saludos cordiales con la bendición de Dios. Han pasado más de seis meses desde mi último informe (diciembre de 2016), en el que le informé sobre nuestro proyecto.

En nombre de todos los niños y padres de “Niños de Cusco”, quisiera transmitirles nuestro agradecimiento por su generosidad y apoyo, especialmente al Sr. y Sra. Kerwin, a Imelda Kim, a Russel Lee Wood, a John Moore, a William Sullivan, St. Andrew Dae Gun Kim y John Roberts.

Desde mayo de este año, el clima de la zona andina se ha vuelto muy seco y frío. La gente de Yanaoca ha cosechado sus papas y sigue criando su ganado. Desde junio, el clima se ha vuelto aún más frío. Durante la noche y temprano en la mañana la temperatura disminuye por debajo de 30 grados Fahrenheit. En este momento, la mayoría de la gente andina trabaja para producir “Chunyo” - que está hecho de patatas - para proporcionar alimento a sus familias durante la temporada seca que durará hasta diciembre.

Durante la estación seca aquí en la zona de montaña, el cielo es más azul que azul! Bajo este cielo azul en Yanaoca, los niños siguen aprendiendo sus valores para la vida en la Casa de los Niños. Están guiados por sus cuatro profesores (Benigna, Harry, Washington y la Hermana Andrea) y algunos voluntarios de la Universidad Nacional de Educación de Cusco.

Gracias al apoyo y la cálida generosidad de los benefactores de los Estados Unidos, treinta y cuatro niños de cuatro a doce años continúan asistiendo a nuestras clases de educación espiritual, física e intelectual. Uno de nuestros cuatro profesores, Benigna, enseña artesanía y agricultura ecológica. Harry, un estudiante universitario de educación en Cusco, enseña una clase de física a los niños de cuatro y cinco años, así como música a los otros niños. Luego la Hermana Andrea enseña habilidades de comunicación y presentación junto con el catecismo en preparación para la recepción de los sacramentos. Washington enseña sobre computación.

En este año 2017, la Casa de los Niños puso a disposición de los niños y sus padres varios programas nuevos en materia de protección de la infancia; Salud física y psicológica y mantenimiento de la nutrición. Nuestra esperanza es que, a través de diversos procesos de aprendizaje, los niños de Yanaoca en el Cusco puedan seguir creciendo física, espiritual e intelectualmente.

Todos los niños y padres de la Casa de los Niños, así como yo, queremos agradecerles personalmente su generoso apoyo. Seguimos recordándolos a todos en nuestras oraciones.

Boletin
Suscripción a Revista