Los inicios en Perú


Perú me abrió sus brazos en los primeros días de septiembre de 1978. Era una mañana diferente, que me recibió en Lima de la que me había acostumbrado en mi primera asignación misionera: Corea. Las diferencias en el sol no eran mi preocupación esa mañana en el Perú. Había tareas más urgentes que me esperaban en las oficinas de inmigración en Lima y  perdí mucho de las primeras impresiones del drama de llegar a una nueva asignación de misión. Sin embargo, lo que era importante ya había comenzado. La misión tenía que comenzar. Eso significaba el aprendizaje de la lengua en la escuela de idiomas en Cochabamba, Bolivia.

Cochabamba fue un hermoso lugar: rodeado de altas montañas cubiertas de nieve y sentado en el centro de un fascinante valle fértil donde dos hermosos lagos añadieron mayor belleza a un ya impresionante paisaje. Después de haber terminado las complicaciones de un curso intensivo de idiomas, me pregunté a menudo, ¿Por qué tengo que dejar este hermoso lugar? Pero hay cosas mucho más valiosas que están en juego: la fe, el pobre y el amor al prójimo. Todos estaban esperando por mí en la tierra de mi próxima misión en Huancavelica, Perú.

Huancavelica fue mi elección de lugar de misión que nació de la lectura de la revista columbana Far East o Lejano Oriente y el ver las necesidades de una de las provincias más pobres de Perú, donde Mons. Dermot Molloy de la Sociedad de Opus Dei había sido nombrado como Obispo. A pesar de mi curso intenso de idiomas, ahora tenía que enfrentar la sierra peruana, donde el quechua es la lengua nativa.

La Diócesis se encuentra a 3.000 metros sobre el nivel del mar y no el idioma, sino la altura fue el problema principal - un problema que no podía superar. Por esa razón mi médico me ordenó salir de la Sierra porque no podía sobrevivir allí el trabajo de misión.

En esta etapa mis superiores tomaron el control de mi destino y me enviaron a una Parroquia en Lima, Santo Redentor. Fue un humillante revés de mi deseo misionero ya que yo no vi Lima en términos de urgencia dentro de un contexto misionero. Yo estaba muy equivocado. Lima no tenía la cruda pobreza rural de la sierra, pero tiene otras pruebas más peligrosas de la explotación y la manipulación del trabajador.

La evidencia estaba presente todo el tiempo, pero llegó a la conciencia social a través de los escritos de un sacerdote peruano llamado Gustavo Gutierrez que estimuló una comprensión más profunda de las condiciones sociales en Perú. Los militares, que desde 1967 hasta 1979 gobernaron el país, entregaron las riendas del gobierno a un nuevo régimen democrático. El primer presidente después de la dictadura militar fue Fernando Belaúnde Terry. Fernando dejó a las parroquias seguir libremente su servicio pastoral a las personas.

Las parroquias eran grandes y cada parroquia tenía varias capillas donde se celebró la misa, al menos, todos los domingos. El trabajo en las parroquias no se limitó a la misa. Para la parroquia la catequesis fue un trabajo fundamental. Cada año había cientos de niños para la Primera Comunión. ¿Ahora, quién les daba la formación? Sus padres estaban demasiado ocupados, los sacerdotes estaban completamente ocupados en otras partes de la pastoral y las escuelas consideraron que este no era su trabajo. También teníamos muchos jóvenes entre los 16 y 19 años envueltos en la parroquia y dispuestos a colaborar y a prepararse para dar las clases de catecismo y de preparación a la Primera Comunión.  Así que se desarrolló un programa de  dos meses de preparación para ellos. También se desarrolló un equipo para la confirmación.

Las visitas a las casas que hacíamos casi todos los días los sacerdotes siempre tomaron una gran parte del trabajo.  Estas visitas incluían también  responsabilidades tan importantes como preparación para el matrimonio y la práctica del coro. El horario de misas era siempre muy lleno a pesar de que se trataba de mantenerlo dentro de límites razonables. Sí el apostolado parroquial en Lima siempre estuvo escaso de personal y en urgente necesidad de ayuda.

Teniendo en cuenta todo el flagelo de la droga que operaba en toda la escena parroquial, la vida no fue fácil. Su presencia dejó efectos desagradables en las familias que necesitaron nuestra urgente atención..

Cada año las parroquias comenzaron a enviar a  jóvenes al seminario y, aunque no todos los estudiantes que se presentaron para la formación fueron ordenados, con el tiempo comenzaron a llegar nuevos sacerdotes. En la actualidad hay 55 seminaristas en la Diócesis de Carabayllo. interrupciones políticos han intervenido de vez en cuando, pero la Fe de Perú transmitida por incondicionales tales como Santa Rosa de Lima, San Martín de Porres, San Toribio de Mogravejo, San Juan Masias y San Francisco Solano han dejado puro con firmeza basada en la fe.

Los próximos 35 años los pasé haciendo mi mejor esfuerzo por aliviar la demanda de trabajo parroquial en Lima. El Espíritu Santo estuvo trabajando todo el tiempo hasta permitirme retirarme después de 55 años de misión. Estos  55 años yo no los cambio por todo el oro del mundo. Perú pasó por muchos ensayos sociales y políticos, pero no se contuvo la obra misional que se estaba desarrollando allí por la obra del Espíritu Santo.

Imagen No Disponible

por Padre Mauricio Foley SSC

Después de muchos años en Korea y Perú el Padre Maurice Foley se retiro a Irlanda en donde fallecio en 2016.

Leer mas...

Boletin
Suscripción a Revista