La historia de una madre


Ja Ra, una mujer gentil, vulnerable y muy creativa de 45 años infectada con el virus del VIH. Ella ha vivido toda una vida de angustia y de lucha por sobrevivir. Ella y sus dos hermanas se quedaron solas y sin dinero cuando sus padres murieron cuando eran aún adolescentes. La vida en las montañas era muy sombría y peligrosa; había poca esperanza para tres chicas jóvenes. Ja Ra se trasladó desde las colinas hasta la pequeña ciudad de Myitkyina (Myanmar) y buscó una manera de mantenerse con vida mediante la venta de pequeños paquetes de verduras en el lado de la carretera. También aprendió a tejer telas.

Con el tiempo se casó esperando que la vida sería más amable con ella, y ella tendría alguien con quien compartir su amor. Tuvo dos hijos, una hija, Khaun Din, y un niño, Kyaw Win. La vida era difícil y carente de toda comodidad y con frecuencia la familia tuvo que ir a la cama con hambre. Fue un dolor punzante escuchar a sus niños llorar de hambre. Su marido viajó a las zonas de selva y mineras a buscar trabajo manual. Pero estas áreas eran puntos álgidos de enfermedad y  drogas. El volvió a casa enfermo y sin dinero. Ja Ra cuidó de él hasta que murió poco después. Ahora estaba sola de nuevo con la añadida responsabilidad de mantener a sus dos hijos pequeños.

Una de las personas más trabajadoras y creativas que he conocido, Ja Ra vive con valentía y deseo de superación las dificultades que llevarían a otra persona a una profunda depresión. Ella busca regularmente verduras y la carne de animales silvestres en el bosque. Ja Ra y yo  desarrollamos una relación de trueque. Yo le proveo con arroz, y ella me vende verduras y granos que se utilizan en la cocina de Kachin. Ella se sentía bien que podía mantener a su pequeña familia. Gracias a la bondad de nuestros benefactores, pudimos ayudar a pagar por la escolarización de Kyaw Win y su hermana Khaun Din.

La vida se ocupó de darle a esta mujer gentil un golpe aún más pesado. Desde hace algunas semanas  había sentido que su energía se desvanecía y que estaba perdiendo peso, no tenía energía para comer. Una vecina le animó a visitar una clínica de VIH / SIDA en el que se descubrió que tenía el virus y tenía una urgente necesidad de medicamentos tanto para tuberculosis como de medicación antirretroviral. Cuando la noticia se filtró entre los vecinos, Ja Ra se encontró aislada y discriminada. Las mujeres que solían visitarla y pasaban horas charlando con ella ahora evitaban su compañía. El estigma de esta enfermedad, y la terrible soledad, le causaron mucho dolor interno. Con el paso de las semanas, Ja Ra se encerró en sí misma y empezó a temer el mundo fuera de su pequeña choza como un ambiente oscuro y amenazante. Afortunadamente fuimos capaces de proporcionarle alguna medicación y después de varios meses le regresó la energía. Poco a poco se aventuró a salir y fue una vez más aceptada por sus vecinos.

El sufrimiento de Ja Ra se intensificó cuando en marzo de 2014 su hija Khaun Din ahora de 16 años de edad, comenzó a abandonar la escuela y a quedarse en las calles de Myitkyina con una amiga. Una tarde, mientras Khaun Din y su amiga estaban caminando en la carretera nacional cerca de la casa de su madre, una mujer en una moto les dijo que había trabajo para ellas en China y que ella podría ayudar a conseguírselos. Ja Ra supo de inmediato que esto no era una buena idea y pidió a las chicas que no escucharan más a la mujer. Esa misma noche las dos jóvenes se fueron mientras Ja Ra estaba durmiendo. Ella no ha visto a su hija desde entonces. Más tarde descubrí que en la misma época, otras 30 chicas jóvenes también desaparecieron.

La trata de mujeres jóvenes en China está bien documentada, y los números están en los miles de personas cada año.  La Asociación de Mujeres de Kachin en Tailandia (Kwat) en 2011, dijo, "De los casos de trata confirmados, en el 90% de los casos, en China las mujeres se vieron obligadas a ser novias." El año pasado, Kwat informó que "décadas de guerra civil y desenfrenada adicción a las drogas y al alcohol entre los hombres han dejado a muchas mujeres como cabezas de hogar, creándoles nuevas cargas al ser el único sostén de sus familias".

Ja Ra estaba desesperada y durante semanas caminó por las calles y carreteras de la ciudad y sus alrededores en busca de una señal de su preciosa hija. La pusimos en contacto con un grupo local de mujeres que trabaja con las familias de los niños que son objeto de trata, y ellos a su vez en contacto con la policía local.

Hoy Ja Ra continúa su búsqueda, llorando amargamente el no tener a su hija a su lado. Cada vez que la visito, sus ojos se llenan de lágrimas, lágrimas que sé que son procedentes del corazón roto de una madre. La trata de mujeres y niñas es un fenómeno global. En el mundo de hoy, se estima que hay más de 20 millones de víctimas de este horrendo crimen, especialmente de los países subdesarrollados. Esta es sólo la historia de una madre.

Español
Imagen No Disponible

por Hermana Mary Dillon

La Hermana Mary Dillon es una religiosa Columbana que ha trabajado en Myanmar desde 2002. Desarrolló un programa de cuidado de salud en casa para personas con VIH/SIDA y estableció un Centro de Esperanza para permitir a personas de lugares distantes recibir atención médica.

Altar de Muertos en-linea
Boletin
Suscripción a Revista