Entrevista con Patricia Rodríguez


Sentado con Patricia Rodríguez en medio de un comedor ruidoso lleno de actividad, niños bulliciosos, gatos y perros, ella accede a contarme sobre su vida y experiencia desde que llegó a Chile. Una migrante de Bolivia, llegó en 2009 con su esposo Rolando y su bebé Abigail. Ahora tienen dos hijos, Abigail de 11 años y Rafael de 2. Originaria de Cochabamba, una ciudad anidada en un valle andino del centro de Bolivia, dejó atrás seis hermanas y una familia extendida. El bebé Rafael nació con una condición médica severa conocida como TRISOMY 3, un trastorno cromosómico raro. Una de las muchas dificultades con las que Rafael debe luchar es la dificultad para respirar. A menudo, lo escucho luchando por respirar acostado en su cochecito cuando los niños corretean a su alrededor mientras que  Abigail, su hermana mayor,  salta atenta en su ayuda.

Patricia vino a Chile a buscar una vida mejor explicando que “la vida para las mujeres puede ser muy difícil de dónde vengo. Tienen que trabajar largas horas por salarios bajos y con frecuencia enfrentan discriminación.” Ahora vive en Alto Hospicio, un pueblo minero en el Desierto de Atacama. Conocí a Patricia hace casi tres años en ‘El Comedor Solidario, Fe y Esperanza’ en un asentamiento cerca de donde vivo. Ubicado en la parroquia Columbana del Sagrada Corazón, el comedor ofrece ayuda práctica en términos de asistencia a las necesidades nutricionales de los residentes, especialmente los niños, pero también trabaja en el desarrollo comunitario, con cursos de capacitación para mujeres y un lugar de encuentro para el compromiso pastoral. El comedor es verdaderamente el  corazón de la comunidad, basado en la realidad de las condiciones de vida de los residentes. A pesar de que hacemos nuestro mejor esfuerzo para mantenerlo en condiciones decentes, todavía es áspero, polvoriento y sucio, con un espacio estrecho para un fregadero y estufa de gas, rodeado de paredes de triplay.  Esperamos mudarnos a un salón recientemente construido detrás de la iglesia parroquial. Sin embargo, las mujeres cocinan una comida sana con donaciones de alimentos y pueden alimentar hasta 60 niños y 20 adultos.

Como coordinador del comedor, he visto a Patricia participar cada vez más en sus actividades asumiendo un papel de más liderazgo. Su madre Felipa también ayuda. Patricia comenzó a asistir casi al mismo tiempo que llegué hace casi tres años y ahora es la  cocinera habitual y participa en cursos cortos para las mujeres. Según Patricia, “el comedor ha sido muy importante para ayudar y alimentar a mi familia, especialmente cuando mi esposo no puede encontrar trabajo. También recibimos otra ayuda en términos de ropa y necesidades. Es un buen lugar para conocer gente y ponerse al día con los amigos.”

La casa de Patricia en la toma es como las otras. Está rodeada por paredes de triplay  gruesas y altas. En el interior hay un espacio polvoriento, de unos pocos metros cuadrados rodeado de cuartos improvisados también construidas con triplay. No hay ventanas y la entrada está firmemente atornillada. La seguridad siempre es un problema aquí. Cuando se le preguntó sobre la vida en la toma, dijo que tiene sus aspectos buenos y malos. “Tengo buenos vecinos y nos ayudamos unos a otros. Además, es nuestro propio lugar, para mi propia familia, lo que no tenía en Bolivia. Compré esta parcela del antiguo dueño.” Las parcelas pueden intercambiar manos con frecuencia en la toma mientras que la gente va y viene. “Por otro lado, puede ser difícil y peligroso aquí”, continúa. “A veces cortan la luz o el agua durante un mes. Sin luz, tengo miedo a los incendios porque tenemos que usar velas.”

Los incendios se pueden propagar a gran velocidad y tener efectos devastadores debido a todos los materiales de construcción de madera y las casas apretadas una encima de la otra. “El crimen es un gran problema aquí también y todas las noches hay traficantes de drogas en las calles. Pueden ser tan jóvenes como de 13 años. A veces hay disparos y todos debemos escondernos en nuestra habitación. Las balas pueden atravesar las paredes. Desafortunadamente, es ilegal construir casas más fuertes y permanentes en la toma.”

“¿Y cuáles son tus esperanzas para el futuro?” le pregunto. “Lo que quiero es una operación para mi bebé Rafael,” afirma enfáticamente. “Él está en lista de espera, pero dicen que pasarán dos o tres años más.” También me gustaría mi propio lugar, uno permanente como una casa o apartamento.” Parece que Patricia no volverá a Bolivia pronto, especialmente con la condición de Rafael.

Patricia asiste a la iglesia parroquial local y le pregunto qué significa su fe para ella. “Mi fe es todo para mí”, responde ella. “Es mi fuerza y mi fortaleza. Me ayuda especialmente cuando estoy abrumada por problemas. Como dice la Biblia, llama y se te abrirá la puerta. Hay problemas en todo el mundo, pero la vida es hermosa. Tienes solo una vida y es importante usarla bien. Todos los días me levanto y agradezco a Dios por mis hijos y la vida que tenemos. Dios me ha traído a Chile y creo que tiene un propósito para mí.” Quizás sea toda la ayuda que están dando en el comedor, sugiero. Una sonrisa traviesa se asoma en la cara de Patricia. “Quizás”, se ríe y se va a ayudar en la cocina en medio del ruido y del bullicio.

Boletin
Suscripción a Revista