Consagración a la misión de La Divina Misericordia


“Sean compasivos como es compasivo el Padre de ustedes” (Lucas 6, 36)

Dios Misericordioso, Te ofrezco mis manos, mi alma y mi labor
Para encarnar Tu benevolencia en el mundo.
Rechazo los valores anti-cristianos
Como la injusticia, la discriminación, la codicia,
El odio y el orgullo

Creador Compasivo, préstame Tu corazón clemente para acoger 
A los pobres, los emigrantes, los marginados y los rechazados
de nuestra sociedad.  

Infúndeme con la Pasión Amorosa de Tu Hijo para
Dar comida a los hambrientos,
Dar de beber a los sedientos,
Vestir a los que no tienen ropa,
Y visitar a los enfermos y encarcelados.

Inspira a todos a vivir la promesa de Tu Hijo;
 “Felices los compasivos, porque obtendrán misericordia” (Mateo 5, 7)
Para que el mundo sea más justo y fraterno.

Amén.

 


Inspirado por La Divina Misericordia, esta oración con una perspectiva misionera es compuesta por el padre Chris Saenz con la colaboración del equipo del Ministerio Hispano Columbano

Boletin
Suscripción a Revista