El Anillo de Bodas


Durante una reciente visita a Japón, donde había estado en misión muchos años antes, uno de mis amigos repentinamente notó que llevaba un anillo. ¿Qué clase es? – me preguntó. “Un anillo de bodas” respondí, y luego regresó al tema anterior de la conversación. Sin embargo, pude ver por su expresión facial que se había vuelto curiosa por qué este sacerdote católico llevaba este tipo de anillo.

Como misionero columbano que espera mudarse de un país a otro en cualquier momento de mi vida, trato de limitar estrictamente mis pertenencias personales. Por supuesto, es una lucha. ¡A veces los miembros de la familia y los amigos me dan regalos que quiero mantener, a pesar de que no tengo ningún uso para ellos! En otras ocasiones, yo mismo caigo en la tentación de comprar cosas de las que no son esenciales para vivir.

Hace algunos años, mi madre murió. Después del funeral, mi hermano menor, que se había preocupado por ella en su vejez, pidió a mis hermanos y a mí tomar cualquier cosa que deseáramos de sus pertenencias como un recuerdo. Miré alrededor de su habitación buscando algo pequeño que no sólo me recordaría a ella, sino que también capturaría un aspecto importante de su vida. Eventualmente, elegí una pequeña imagen del Sagrado Corazón de Jesús, que estaba deshilachada en los bordes. Mi madre tuvo una devoción de por vida al Sagrado Corazón, y esa imagen ligeramente desgarrada parecía haber capturado su fe resiliente durante muchas décadas. Desde el funeral de mi madre llevo esa pequeña imagen en mi cartera, para que donde quiera que vaya en el mundo como misionero, me recuerde que el amor de mi madre y del Sagrado Corazón de Jesús me acompaña.

Ya que mi padre ya había muerto varios años antes, con el paso de mi madre, tuve una súbita sensación de ser huérfano. Esto me sorprendió ya que había salido de casa después de la secundaria y pasé muchos años viviendo en otros países, lejos de mis padres. Sin embargo, mientras mis hermanos seguían siendo amables y cuidadosos, con la muerte de mis dos padres sentí que había perdido mi ancla y ya no tenía un hogar.

Ese sentido se hizo más fuerte cuando mi hermano menor empezó a deshacerse de varias cosas en el hogar familiar. Aunque algunos de ellos tenían un profundo valor sentimental para mí, no quería tener que llevarlos conmigo por el resto de mi vida.

Entonces, para mi gran sorpresa, mi hermano menor me ofreció el anillo de bodas de nuestro padre. Lo acepté con gratitud. Ahora, no había nada más que yo quería de la casa de la familia. Desde entonces sé que dondequiera que vaya en el mundo, ese anillo de bodas me une no sólo a mi padre, sino también a mi madre, mientras que la imagen deshilachada en mi bolsillo me invita continuamente a hacer mi hogar con ellos en el corazón de Jesús.

Español
Padre Timothy Mulroy SSC

por Padre Timothy Mulroy SSC

El Padre Timothy Mulroy vive en St. Columbans, Nebraska en donde sirve como director de la region de Estados Unidos.

Altar de Muertos en-linea
Boletin
Suscripción a Revista