El Amor que Reemplaza la Violencia y el Abuso


Trabajar por la paz en el mundo es una tarea ingrata. La paz es difícil de alcanzar, ya que la violencia parece crecer a pesar de toda la gran labor de tantos constructores de paz. La terrible violencia con salvajismo desenfrenado que vemos hoy en nuestras pantallas de televisión muestra como los humanos descienden a lo más profundo del horror.

Los terroristas ISIS quemaron vivo a un aviador Jordano dentro de una jaula. Cientos, si no miles, han sido decapitados, mutilados y el vídeo grabado para que el mundo vea. Más recientemente soldados filipinos heridos en una misión para capturar a un terrorista en Mindanao fueron brutalmente torturados y ejecutados. En África asesinos de Boko Haram destruyeron pueblos y violaron, robaron y mutilaron a civiles; y en Ucrania, los asesinatos continúan mientras aún tiene que consolidarse un frágil alto al fuego.

 

La alguna vez llamada  "magnífica naturaleza humana", el pináculo inteligente de la evolución racional es la criatura más destructiva y violenta del planeta. ¿De dónde viene tal salvajismo, nos preguntamos, y la violencia que gotea sangre? Un lugar para empezar a buscar las raíces de la violencia humana está en el abuso infantil.

Abogados defensores de asesinos brutales y violentos presentan como circunstancias atenuantes el abuso infantil y la violencia perpetrada contra los acusados ​​durante sus primeros años. Ese abuso, dicen, formó la tendencia violenta en su personalidad. Argumentan que el abuso provoca una necesidad incontrolable de retribución y venganza. La venganza que puede ser la fuerza impulsora detrás de muchos crímenes brutales.

Más de un juez ha aceptado este hecho como una verdadera circunstancia atenuante. Sin embargo la mayoría de los magistrados consideran que el acusado debe responder por sus crímenes de violencia. Pero los tribunales reconocen que el abuso infantil: abuso sexual, físico, verbal y psicológico tiene un impacto grave en los niños.

La intimidación en el patio de la escuela que los niños causan a otros niños es quizás indicativo de una infancia infeliz y una proyección de la ira interna y la ira reprimida hacia padres abusivos u otros. Los niños víctimas pueden crecer buscando venganza contra todos los adultos abusivos. Esto puede conducir a actos violentos.

Los cristianos y especialmente los católicos, deben hacer más para salvaguardar y proteger a los niños, así lo subrayó el Papa Francisco en su visita a Filipinas, donde sus homilías pronunciadas en el poder del espíritu han inspirado, energizado y motivado a las comunidades católicas.

Esto se hace plantando enérgicamente los valores cristianos de respeto al niño que nos ha dado Jesús de Nazaret (Mateo 18, 1-8). El niño inocente es colocado por Jesús en el centro del reino como un modelo para los adultos a imitar. Los que respetan al niño a mí me respetan. Los que abusan de ellos sería mejor que se atasen una piedra de molino al cuello y se tiren en lo profundo del océano.

Las comunidades católicas en las Filipinas están tomando las palabras de Francisco a corazón después de que 6 millones de ellos asistieron a su misa de despedida en Manila y están buscando maneras de poner su fe en acción. Ellos necesitan inspiración para encontrar la fuerza moral para hablar en contra de los abusadores. Muchos optan por mirar hacia otro lado y evitar la desagradable realidad. En cambio, deberían ser motivados por la fe y la convicción en el mensaje del evangelio de Jesús y demandar justicia y protección para los niños abusados vulnerables.

Hay un gran desafío en las palabras de Francisco, "protejan a los niños", dijo y lo repitió tres veces. Quizás él es consciente de que el maltrato infantil es generalizado e ignorado por los líderes de la iglesia, los católicos y las autoridades que dan servicio de labios mientras que la práctica del turismo sexual, la prostitución infantil, el encarcelamiento y los castigos severos aplicados a niños siguen siendo practicados con impunidad.

Esto tiene que parar y los padres y la sociedad deben reemplazar el castigo y la disciplina dura con el amor, el respeto, la afirmación, la paciencia, la comprensión, la inspiración y el estímulo. Los niños entonces crecerán en el amor y en un ambiente de paz y de no violencia.

Imagen No Disponible

por Padre Shay Cullen SSC

El Padre Shay Cullen es un Misionero Columbano que vive y trabaja en Filipinas desde 1969. Es el fundador de la Fundación Preda, que trabaja para poner fin a la explotación de mujeres y niños. Por este trabajo, ha sido nominado 3 veces para el Premio Nobel de la Paz.

Boletin
Suscripción a Revista