Las Amenazas a la Amazonía


El Padre Columbano Sean McDonagh ha trabajado en el área de la defensa del medio ambiente por más de 30 años. El siguiente artículo lo escribió en el 2011 y deja ver la importancia y la complejidad de la protección del medio ambiente. Él encuentra hoy un apoyo decisivo en la Encíclica del Papa Francisco y una respuesta al llamado que hizo en el 2011.

Acabo de pasar una semana en Iquitos en la Amazonía peruana asistiendo al Segundo Seminario Franciscano sobre el Amazonas. El tema del seminario de este Año fue "defender el territorio y las aguas del Amazonas." El día antes del comienzo del seminario, tuve el privilegio de pasar cuatro horas, con José Álvarez Alonso, quien es investigador en el Instituto de Investigación en la Amazonía peruana y tiene su sede en Iquitos.

El área de especialización de José son las mariposas. Se estima que hay 3,700 especies de mariposas, sólo en la Amazonía peruana. Me pasé más de cuatro horas cautivado por exóticas mariposas como la del morbo azul, mientras que José señaló plantas en el que las diferentes especies de mariposas ponen sus huevos. Algunas de las mariposas son específicas a un tipo de planta, lo que significa que sólo ponen los huevos en esa planta. José enfatizó que si una de estas plantas se extinguiera, por cualquier motivo, las especies de mariposas también se extinguirían.

Después de mirar las mariposas, José me hizo pasar por una zona boscosa, donde su instituto está creciendo plantas medicinales. Hay una amplia gama de curas encerradas en estas plantas, el tratamiento de bronquitis, cáncer, diabetes y muchos otros. José y sus colegas del Instituto tienen la esperanza de que si la gente pudiese apreciar el valor real de la Amazonía, en términos de su biodiversidad y sus plantas medicinales y frutas, que podría ayudar a que la gente se sirva de ella de una manera más sostenible. Si esta forma de vivir con el Amazonas fuera ampliamente promovida desaparecerían las actividades destructivas como la tala, la ganadería y la producción de soya.

Mientras miraba a José hablar de los árboles, las plantas y otras criaturas en el bosque, me conmovió su extraordinario conocimiento y amor por el bosque. También me conmovió su voluntad de compartir este conocimiento y su amor con un desconocido que había caminado, literalmente, en la carretera el día anterior y había dicho que me gustaría visitar alguna zona de la selva en las cercanías de Iquitos. Mientras conducíamos de regreso a Iquitos, me dijo que su centro no recibe subvenciones del gobierno peruano, pero depende de las donaciones de fundaciones, personas y la venta de productos sostenibles de los bosques. No podía dejar de pensar que, si la Iglesia Católica, que presume de ser pro-vida podría valorar y apoyar el trabajo de miles de investigadores como José, entonces podríamos realmente creer que la Iglesia es serio acerca de la ecología, y especialmente la biodiversidad.

En los 30 años en los que he estado escribiendo sobre asuntos ecológicos y teológicos Muchas veces he escrito sobre el Amazonas. Así que fue como un sueño hecho realidad ser invitado al Seminario Franciscano en el Amazonas. El Amazonas es un lugar extraordinario. Solamente la cuenca del río tiene una superficie de alrededor de 6,2 millones de km2. Mientras que el Amazonas está claramente identificado con el Brasil, la cuenca del Amazonas abarca parte de ocho países. Brasil representa el 67 por ciento de la Amazonía, Perú el 12 por ciento, Bolivia el 12 por ciento. Otros países de la cuenca del Amazonas son Venezuela, Colombia, Ecuador, Surinam y Guyana.

El Río Amazonas es el río más grande del mundo en términos de volumen de agua que se descarga y cuenta con más de 100 afluentes. El Amazonas llega a los Andes peruanos y desde allí al océano Atlántico en el noreste de Brasil, que es de 6.500 km. El ancho del río principal oscila desde 1.5 km hasta 10 kilómetros en varios lugares y en diferentes momentos del año. Durante la temporada de lluvias, el río puede ser de 40 km de ancho. En ciertos lugares de la Amazonía puede alcanzar una profundidad de  de 40 m. El flujo de agua en el río Amazonas representa el 20% del agua dulce disponible en el mundo.

La cuenca del Amazonas es uno de los lugares con mayor diversidad biológica en el planeta tierra. Por el momento, es la selva intacta más grande del planeta. Mientras que muchos pueden pensar en la cuenca del Amazonas como principalmente un bosque tropical, hay muchos ecosistemas diferentes de los bosques tropicales como los de hoja caduca, los acuáticos y los bosques alpinos. No hay una cifra exacta de las distintas especies de la cuenca del Amazonas. Las cifras de la región amazónica de Brasil estiman que hay 2,000 especies de peces, 550 especies de reptiles, más de 950 especies de aves, 550 especies de mamíferos y 57 especies de primates. Se estima que la parte andina de la cuenca del Amazonas es aún más rica en biodiversidad. Se estima que contiene 50,000 especies de plantas vasculares de las cuales 40 por ciento son permanentes. El número de especies de pájaros es de 1,666 de los cuales 41 por ciento son vertebrados permanentes y de no peces vertebrados hay 3,389 especies. De ellos 1,567 son permanentes. Hay más de 3,700 especies de mariposas, sólo en Perú. Cientos de miles de familias rurales dependen de alimentos, fibras, combustibles y las plantas medicinales que se cosechan de la cuenca del Amazonas. Esto significa que lo que sucede en el Amazonas es fundamental no sólo para las personas que viven en la zona, sino a todos los que viven en el mundo en la actualidad y para todas las generaciones futuras. También hay una significativa diversidad cultural en la cuenca del Amazonas. Aproximadamente 349 grupos étnicos diferentes viven en el bosque con 300 lenguas diferentes.

Si bien la cuenca del Amazonas podría desarrollarse de manera sostenible, en las últimas décadas se ha visto amenazada en muchos frentes. Desafortunadamente, no hay datos precisos sobre la deforestación en la cuenca del Amazonas, pero se cree que un área de al menos del tamaño de Nueva Jersey se corta o se degrada cada año. La tala y la actividad posterior es similar a lo que experimenté en las Filipinas en la década de 1980. Una vez que el bosque está desactivado, los árboles restantes se queman. Las tierras recién despejadas están ocupadas por pequeños agricultores que vienen de otras regiones del país o regiones fronterizas. Las vías de acceso que las empresas madereras han construido proporcionan una vía para que los colonos se ganan la vida con el cultivo de maíz hasta que la tierra se agota y se convierte en pastos de pequeña escala. El fuego ha llegado a ser mucho más grave en las últimas décadas. Los incendios son relativamente raros en los bosques tropicales. Cuando una zona es tallada quedan muchos restos de madera en la tierra y cuando se produce un  fuego puede destruir amplias zonas y hacer un enorme daño.

La vía para la destrucción es como sigue. La deforestación rompe la selva en fragmentos más pequeños. Estos a su vez comienzan a llevar a una desecación en los bordes de los bosques. Cuanto más existe la fragmentación, más bordes secos hay y por lo tanto el bosque se hace aún más vulnerable a la sequía y al fuego. La sequía y el fuego luego fragmentan aún más el bosque, lo que aumenta aún más su vulnerabilidad - es un círculo vicioso que debilita la capacidad del bosque para resistir el impacto del cambio climático. Este escenario transforma la selva de ser agente indispensable que limpia el carbono a ser una fuente de emisiones de carbono que acelera el cambio climático. La clave entonces para aumentar la resistencia de los bosques para resistir la sequía y otros impactos del clima, es mantener y proteger las áreas intactas de bosque. Esto significa detener la deforestación, lo que hace que los impactos de la sequía sean peores.

¿Qué está destruyendo la Amazonia?

Ranchos de Ganado
Es generalmente reconocido que la conversión de los diferentes tipos de bosques para la agricultura es la mayor amenaza para la continuación de la biodiversidad en la cuenca del Amazonas. A menudo, la pequeña escala de la agricultura migratoria y el pastoreo en pequeña escala se presenta como la gran amenaza. Esto no es verdad. La mayor amenaza proviene de la ganadería. Sólo en la Amazonia brasileña, pastizales ocupan aproximadamente el 75 por ciento de la superficie total deforestada. Gran parte de esta zona es ahora tierra de pastoreo y estas están propensas a la erosión y a la pérdida de fertilidad del suelo, sobre todo cuando al ganado se le permite maltratar la tierra. Los ganaderos optan por la cría de ganado, ya que proporciona un flujo constante de ingresos, mientras que los costos involucrados en la adquisición de la tierra o el pago de la mano de obra son muy bajos. También es cierto que hay muchas iniciativas políticas del gobierno de Brasil que favorecen las prácticas ganaderas ambientalmente destructivas. En 2004, Brasil se había convertido en el mayor productor de carne del mundo. Por otra parte, la competitividad de res de Brasil se basa en bajos costos de producción. Brasil se enfrenta a los retos de los mercados internacionales para mejorar la calidad de su carne de vacuno y de las prácticas sociales y ambientales en los ranchos. Políticas que garanticen la trazabilidad desde la granja hasta el consumidor son ahora comunes en otros países produciendo carne como Irlanda. Para el año 2008, se estimaba que había 200 millones de cabezas de ganado en Brasil y los mataderos de la región amazónica representaron el 40 por ciento de la producción.

Soya
La soya es también una amenaza significativa para la Amazonía. Las exportaciones de soya de Brasil a China se incrementaron de un millón de toneladas a cuatro millones de toneladas entre 1999 y 2003. La soya se cultiva en gran medida en el Cerrado Savanagh (en sí misma una región amenazada) donde se está desplazando a los ranchos de ganado – y estos se trasladan al Amazonas. China es una de las fuerzas impulsoras en el aumento de la cantidad de soya cultivada en Brasil. Tan recientemente como en 1995, China era esencialmente autosuficiente en la soya y producía y consumía aproximadamente 13 millones de toneladas de soya al año. Luego vino el progreso económico, aumentaron los salarios y  1.3 billones de personas de China pudieron consumir más carne, leche, huevos y pescado de piscifactoría. Para el año 2009 China estaba consumiendo 55 millones de toneladas de soya, de los cuales se importaron 41 millones de toneladas, que representan el 75% de su consumo en alza. El crecimiento mundial de la demanda de carne, productos lácteos y aves de corral está impulsando el aumento de la producción de soya en Brasil con un impacto inmediato en la Amazonía. Los hábitos alimentarios en América del Norte, Europa y ahora en China están directamente implicados en la destrucción de este hábitat extraordinario. Si queremos que el Amazonas sobreviva, las personas pudientes tendrán que comer menos carne.

 Desafortunadamente, otros regímenes agrícolas más sostenibles como la agro-forestería han recibido muy poco apoyo. Esto se refleja en el hecho de que en Brasil sólo el 2 por ciento de las tierras que han sido despejadas se dedican ella. Hay una necesidad urgente de políticas e incentivos que tengan como objetivo promover este tipo más sostenible de la agricultura, sobre todo porque promueve la biodiversidad.

Minería
La minería es también una gran amenaza para la integridad de la cuenca del Amazonas, especialmente en Brasil, Perú y Bolivia. En 2009, en Perú, vieron cómo relativamente operaciones mineras en pequeña escala pueden causar estragos en los ríos. El uso de mercurio o cianuro ha contaminado vastas áreas. Derrames de sedimentos a los ríos ha alterado la naturaleza y el curso de estos. Durante la década de 1980, se estima que sólo un millón de mineros de poca monta estaban operando en la Amazonia brasileña. En Brasil, desde 1980 más de 2,000 toneladas de este metal pesado han sido botados al medio ambiente por los 'garimpeiros' (mineros de oro artesanales).

Exploración y Producción de Petróleo
La exploración de petróleo es una amenaza cada vez mayor, sobre todo en la cuenca del Amazonas occidental. Contribuye a la deforestación, la pérdida de hábitat y la contaminación del suelo y el agua de los derrames y filtraciones. En la Amazonia ecuatoriana, culturas indígenas como los Cofán y Huaorani están en peligro de extinción debido a que la carretera de petróleo ha abierto el lugar para los no indígenas. La exploración de petróleo en la Amazonía peruana, en especial el proyecto de Camisea está experimentando un intenso escrutinio de las organizaciones no gubernamentales de conservación internacional.

Imagen No Disponible

por Padre Seán McDonagh SSC

El Padre Columbano Sean McDonagh ha trabajado en el área de la defensa del medio ambiente por más de 30 años.

Leer mas...

Boletin
Suscripción a Revista